Oigo repetir eso de que cualquier opción es mejor para Grecia que el 'default' o suspensión de pagos.

 

Pues yo creo que la mejor opción es precisamente ésa, que quiebre. Como los países no pueden quebrar que presente un concurso de acreedores con la correspondiente quita… porque los susodichos acreedores ya se han forrado el riñón lo suficiente con cargo a los griegos.

Y si no, pues seguiremos en lo que estamos y en lo que llevamos hasta ahora. Ojo al dato:

1. Extorsión de los mercados financieros a griegos, con lo que era una deuda "n" se convierta en "nx4".

2. Exigencias de la Unión Europea para ayudar -ojo ayudar a mantener la deuda y a seguir pagando intereses abusivos- tales como la de reducir el salario mínimo, lo que ya da pista sobre quién paga el desaguisado.

3. Exigencias que lo que consiguen es paro, ergo menos impuestos, ergo menos capacidad para pagar la deuda.

4. Que los responsables del apalancamiento griego, sus políticos, no paguen por el desastre que han provocado: lo pagan los ciudadanos.

Insisto: el modelo a seguir para superar la especulación financiera, causante de la crisis, no es el griego, ni el irlandés, ni el portugués, sino el islandés. El Estado se declara en quiebra, los bancos también. Islandia paga lo que puede, los promotores del desastre se sientan en el banquillo de los acusados -banqueros y políticos-, los especuladores en deuda soberana pierden parte del dinero ganado… y la economía islandesa remonta.

La quiebra de banca privada y el concurso de acreedores -suspensión de pagos- de la deuda soberana es la única forma justa de salir de una crisis de deuda, es decir, de una crisis financiera.

Es la única forma, además, de escarmentar a los culpables: los políticos emisores de deuda y los intermediarios financieros extorsionadores de países, es decir, los dos colectivos que trabajan "con el dinero de los demás", ya sean contribuyentes o ahorradores.

No aprendemos.

Eulogio López

[email protected]