La telebasura camina hacia el mal gusto, la vulgaridad, la ordinariez y la mediocridad. La violencia, el sexo, el morbo por la vida privada, la falta de los más elementales valores morales.

Los programas televisivos denominados "reality show" reúnen todos los ingredientes enunciados y de modo especial el morboso Gran Hermano que dirige la heterogénea y fanática de su trabajo, Mercedes Milá (en la imagen), que en una de las galas asombró  al público enseñando las bragas.  

Este evento se llevó a cabo en Gran Bretaña y encolerizó a los telespectadores. Por otra parte, los componentes de su programa no son un modelo a imitar: han yacido, la mayoría de las participantes, desnudas para un semanario pornográfico.  No olvidemos que la telebasura es más peligrosa que el terrorismo o la droga.

He publicado un artículo titulado "Telebasura vil como la droga". Recibí más 200 comentarios. Extraigo algunos que sobresalen por su bravura. Uno de ellos afirma lo siguiente: "El morboso "reality show" Gran Hermano de Telecinco, que pilota Mercedes Milá, le cautivaría exhibir ¿cómo una mujer embarazada concluye los ulteriores ciclos de su parto en la casa de Gran Hermano Este lance se llevó a cabo en Inglaterra y enfureció a los televidentes.

Los detractores del programa afirman que "Gran Hermano es un cáncer, es lo peor que jamás se ha inventado y la culpa de que siga es por unas cuantas personas que son barriobajeras que lo ven". Dice ser Pepote. "Lo que me parece mentira es que Mercedes Milá haya caído tan bajo. ¡Ni por todo el oro del mundo presentaba yo eso pudiendo hacer periodismo puro! Me da asco la televisión de este país y todos los "famosillos y presentadores que no valen un duro como Mercedes Milá". Dice ser toritocani.

"Lo peor es cuando gente como Mercedes Milá va de inteligente y dirige lo que viene a ser la mayor basura de la historia de la televisión, ¿a este tipo de gente se la puede llamar profesional del periodismo Mercedes Milá, ¡aprende un poco de tu hermano a hacer periodismo!".

Los defensores opinan que "Mercedes Milá, será lo que quieras que sea, pero es una profesional como la copa de un pino, que disfruta haciendo lo que le gusta, no como otros".

Por último, un ataque personal que respetuosamente acepto, pero que no comparto: "el exagerado y desproporcionado odio que el autor de este artículo muestra hacia Gran Hermano, por la falta de respeto a la libre elección de programas por parte del espectador y por las ridículas y mal intencionadas comparaciones que hace entre un programa televisivo y la droga, la conclusión es muy clara: este individuo se presentó al "casting" de Gran Hermano y no fue admitido, de ahí ese odio africano, sectario e irrespetuoso hacia aquellos que sí les gusta este tipo de programas de entretenimiento". Dice ser pepelu.
Clemente Ferrer
[email protected]