• Dimite la ministra de Cultura británica Maria Miller por tener que devolver unos 7.000 euros.
  • Su ejemplo contrasta con los políticos españoles envueltos en casos de corrupción: en España no dimite nadie. 
La ministra de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte británica, Maria Miller (en la imagen), ha dimitido tras concluir una investigación sobre los gastos de la ministra, iniciada en diciembre de 2012, en la que se determinó que había recibido 45.000 libras (54.000 euros) de más a solicitud propia, que tenía que devolver.

En última instancia, el Comité de Prácticas de la Cámara de los Comunes, fijó la cantidad a devolver por Miller en 5.800 libras (unos 7.000 euros). El comité, no obstante, criticó duramente el comportamiento exhibido por Miller durante la investigación, y acusó a la ya ex ministra de aportar "información incompleta y fragmentada".

El ejemplo de Miller tiene muchos precedentes en Europa, que publicamos en su día. Por ejemplo, Michele Alliot-Marie, titular de la cartera de Exteriores francesa, renunció a su cargo en el verano de 2011 ante el escándalo público provocado por haber aceptado unas vacaciones regaladas por un empresario tunecino cercano al entonces presidente Ben Ali.

En Italia, dimitió el extitular de la cartera de Desarrollo Económico de Berlusconi, Claudio Scaloja al salir a la luz que un empresario le había pagado la mayor parte de un apartamento en el Coliseo en Roma, recuerda Periodista Digital.

En EEUU, la ministra demócrata Martha Johnson, gestora de las dependencias del Gobierno federal de EEUU, dimitió al conocerse que se había gastado 625.000 euros en un congreso que su Organización celebró en las Vegas.

Otros muchos ejemplos contó Cuarto Poder, recogidos de un documento interno del PSOE, titulado 'Ejemplos de políticos que sí dimiten. Cuándo, quién y por qué', documento utilizado para pedir la dimisión de Rajoy por el caso Bárcenas.

Por ejemplo, en diciembre 2008, dimitió en pleno el Gobierno belga, con su primer ministro Ives Leterme al frente porque el Tribunal de Casación encontró "indicios serios" de que el Gobierno había presionado al Tribunal de Apelación para evitar un fallo desfavorable al Ejecutivo en el denominado caso Fortis (venta parcial y división del principal grupo bancario de Bélgica).

O en abril de 2008, cuando dimitió el ministro del Interior de Bulgaria, Rumen Petkov por reunirse con empresarios investigados por corrupción…

¿A qué esperan los políticos españoles envueltos en casos de corrupción

Andrés Velázquez
[email protected]