Podría inclinar la balanza a su favor en detrimento de Chacón

 

Felipe González no le va a fallar a su viejo amigo este fin de semana en el acto que tendrá lugar en el Invernadero de Arganzuela de Madrid. El astuto y hábil aspirante socialista a la secretaría general del PSOE contará con el apoyo de Patxi López y del ex presidente del Gobierno, Felipe González. Con semejantes apoyos, Carme Chacón lo tiene difícil. No hay una tercera alternativa.

La pésima campaña, sin ilusión y sin fuerza, llevada a cabo por Rubalcaba juega en su contra, pero Carme Chacón no es santo de la devoción de la mayor parte de los votantes socialistas de fuera de Cataluña.

En Almería, la tierra de sus abuelos, muchos no entendieron la visita de una mujer que se hace llamar Carme en lugar de Carmen. Rubalcaba está achicharrado, aunque no como Presidente. A favor de Chacón, juega su juventud y el hecho de no estar implicada en ningún escándalo… pero el empujoncito que alguien con el prestigio de González pueda insuflar a Rubalcaba puede jugar a su favor, así como su demostrada inteligencia y su capacidad de trabajo. Felipe ya es leyenda viva de la historia de España, como lo fue el difunto Fraga, un peso pesado.

Todavía hay quien se pregunta por qué socialistas con prestigio como Eduardo Madina no dan un paso al frente. Probablemente porque el aparato es tan potente que guillotinaría a cualquier osado que se atreviera intentar dar el golpe. Ha llovido mucho después de la Zapaterada que le gastó el Presidente saliente a José Bono, y los agujeros están tapados con brea y cemento para que no se escape ni un resquicio de poder.

Aunque entre las bases hay quien empieza a cansarse y opina que el partido necesita de una profunda renovación, aunque visto lo visto, no tienen demasiadas ganas de experimentos. Habrá que esperar al congreso.

Sara Olivo

[email protected]