• La compañía paga 23 millones de euros por aparecer en la camiseta desde 2009 hasta 2013.
  • Un juzgado de Madrid considera ilegal el juego on line sin autorización previa.
  • Según la Ley de Juego de 2011, este mes se darían las licencias para operar en España.
  • Pero los socialistas no incluyeron en el texto la obligatoriedad de pagar los impuestos por la actividad anterior.
  • La mayoría de estas empresas están domiciliadas en Gibraltar.
  • El juez ratifica el cierre de 'miapuesta.com' y 'miapuesta.es'.
  • Peligra también la publicidad en prensa, radio y televisión.

El Juzgado de lo Mercantil nº10 de Madrid le ha asestado un duro golpe al mundo del fútbol y, concretamente, al Real Madrid de Florentino Pérez (en la imagen). En un comunicado enviado por el Grupo Codere, se anuncia que este juzgado considera ilegal cualquier actividad de juego de azar y apuestas, incluido el juego online, que no cuente con previa autorización administrativa. Asimismo, se ratifica el cierre de los portales 'miapuesta.com' y 'miapuesta.es'.

La cuestión es que Codere, multinacional española dedicada al juego, denunció por competencia desleal a varias compañías que ofrecen juegos de azar y apuestas por Internet en territorio español y que no han pagado impuestos porque su domicilio social se encuentra fuera de nuestras fronteras, en paraísos fiscales. De hecho, muchas de ellas están en Gibraltar.

La Ley del Juego que aprobó el Gobierno ZP en 2011 prevé que justo ahora, en marzo, se den las licencias a estas empresas de juego online, pero no se les exige que paguen los impuestos que han evadido por la actividad que han desarrollado durante estos años en España. Grupo Codere, como es lógico, considera esto competencia desleal.

Y una de esas compañías es Bwin, patrocinador del Real Madrid. La empresa, que renovó su compromiso con el club merengue en 2009, acordó pagar 23 millones de euros por aparecer en la camiseta de los Casillas y Ronaldos hasta 2013. Ahora, el acuerdo peligra.

Como también peligran los acuerdos de publicidad de estas compañías con la prensa deportiva, la radio y la televisión. El juego mueve mucho dinero. Veremos en qué queda todo esto.

Pablo Ferrer

[email protected]