El pasado día 6 el Gobierno presentó una nota verbal de protesta por la construcción de un espigón en la cala Este del Peñón

Nuevo episodio del conflicto de Gibraltar. Tras la negativa del primer ministro británico, David Cameron, a dialogar con Rajoy, este miércoles, el Ministerio del Interior ha ordenado a la Guardia Civil que impida el paso al Peñón de camiones cargados de arena procedente de España. Sin embargo, el Ejecutivo, una vez más, ha hecho gala de su tibieza al permitir, al mismo tiempo, el paso por la frontera de camiones cargados de rocas.

El caso es que las autoridades gibraltareñas utilizan esa arena y esas rocas para ganar terreno al mar, concretamente para levantar un complejo inmobiliario y portuario. Además, pretendían la regeneración de la playa de Sandy Bay.

El pasado día 6 el Gobierno español presentó una nota verbal de protesta ante Reino Unido por la construcción de un espigón en la cala Este del Peñón.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, comparecerá, a petición propia, el próximo 3 de septiembre en el Congreso para explicar el conflicto.

Andrés Velázquez

[email protected]