Se cumplen 300 años de la firma del Tratado de Utrecht, por el que reino Unido se apropió de Gibraltar, hoy en día la única colonia de un país miembro de la Unión Europea en otro país socio. Pero el Gobierno Rajoy no ha movido un dedo. Es más, el aniversario coincide con las nuevas chulerías inglesas ante la inacción española: Gibraltar exige la mitad de la Bahía de Algeciras y participará en las competiciones futbolísticas europeas y convirtiendo la plaza en un paraíso fiscal.

Rajoy, como siempre, mira hacia otro lado. Lo que debería hacer es sencillo. Cerrar la verja por tierra e incomunicar a los ingleses. Y, al tiempo, favorecer la economía del Campo de Gibraltar para que no tuvieran que mendigar los peores trabajos en ese campo de monipodio que es la roca.
¿Algo de esto está planteando el Ejecutivo del PP Naturalmente que no. Su vergonzosa postura consiste en que si me orinan digo que llueve.

Eulogio López
[email protected]