• Lo hace después de recibir un informe de la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude y a instancias de Bruselas.
  • Pero la investigación se limita al tabaco, a pesar de que el Gobierno español ha denunciado en numerosas ocasiones que el asunto es más grave.
  • La CE ha tomado algunas medidas, pero de cara a la galería: estudia las exenciones a ciertas rentas de algunas empresas y la aplicación de las normas fiscales del Peñón.
  • Eso sí, lo del tabaco clama al cielo: si los 110 millones de cajetillas que entraron en el Peñón en 2012 fueran para consumo interno, cada gibraltareño -niños incluidos- se tendría que fumar 180 cigarrillos al día.
  • El tabaco aporta el 20% del PIB gibraltareño y un tercio de su presupuesto.
  • El PP aplaude la decisión y aprovecha para criticar al PSOE por sus reuniones con el ministro principal del Peñón, en julio.
  • Mientras, Fabián Picardo sigue con su plan de ganar terreno al mar.

 

¿Se imaginan fumar un cigarrillo cada ocho minutos, también por la noche, durante un año entero  El dato clama al cielo. Es materialmente imposible que los 30.000 habitantes de Gibraltar se fumaran las 110 millones de cajetillas que importó el Peñón en 2012. Por supuesto, también entrarían en la estadística los bebés y los ancianos. Parece que, de momento, se salvan los monos que habitan la roca.

En su descargo, las autoridades de la colonia argumentan que son los turistas los que compran el tabaco. Si en España un cartón supera los 40 euros, en Gibraltar no llega a los 30 euros. Pero estamos en las mismas: para justificar las 110 millones de cajetillas habría que contar con que todos los turistas compraran el máximo de tabaco permitido, niños, ancianos… y mascotas incluidas. No cuela. Lo que es seguro es que el tabaco es una fuente importante de ingresos para el Peñón: proporciona el 20% de PIB y un tercio del presupuesto anual.

Pero esto se puede terminar. Y es que la Fiscalía de la Audiencia Nacional se va a poner a trabajar para frenar el contrabando de tabaco en la colonia. Lo hace después de recibir un informe de la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF) y a instancias de Bruselas. Serían delitos cometidos por españoles en el extranjero, por eso sería la AN quien asumiese la investigación.

En cualquier caso, queda en el aire lo más gordo: que Gibraltar es un paraíso fiscal. Sí, es cierto que, a instancias del Gobierno español, la Comisión Europea estudia, desde octubre de 2013, las exenciones a ciertas rentas de algunas empresas. Al mismo tiempo, el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, inició una investigación sobre la aplicación de las normas fiscales del Peñón, pero sólo se trata de una investigación informal. En otras palabras: son medidas de cara a la galería y que no muestran, en todo caso, urgencia alguna por parte de las autoridades para esclarecer la realidad fiscal del territorio.

Volviendo al tabaco, el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, ha señalado este lunes que la decisión de Bruselas da la razón al Gobierno. Además, ha aprovechado para a criticar al PSOE por no apoyar al Ejecutivo cuando denunció la situación y por mantener reuniones con el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo (en la imagen), el pasado mes de julio.

Mientras tanto, siguen llegando a la colonia grandes camiones cargados con piedras. Oficialmente son para construir una central térmica. Pero en realidad son para continuar con el plan de Picardo de ganar más terreno al mar. Y la UE calla.

Pablo Ferrer

[email protected]