• El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, presiona a los mandatarios regionales para concretar un alto el fuego.
  • Diplomáticos egipcios y occidentales afirmaban que podría ser anunciada en los próximos tres días una tregua.
  • No se sabe quién lanzó la bomba contra la escuela de la ONU en Gaza. 
Lo último respecto a la invasión de Gaza por Israel es que el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry (en la imagen), ha presionado a los mandatarios de ambas partes para concretar un alto el fuego.

De hecho, ayer, diplomáticos egipcios y occidentales afirmaban que podría ser anunciada en los próximos tres días una tregua, a pesar de que un ministro israelí indicó horas antes que dicho acuerdo era improbable "en los próximos días".

La tregua, sin embargo, no implicaría el cese de los combates, según el líder del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), Jaled Meshal, para quien un alto el fuego más permanente sólo será posible si Israel pone fin al asedio del territorio costero y tras una serie de negociaciones.

Mientras, en la madrugada del viernes al menos 17 personas murieron y cerca de 200 resultaron heridas cuando varios proyectiles impactaron en una escuela de las Naciones Unidas en Bet Hanun, en la parte norte de la franja de Gaza. No obstante, todavía no existe constancia de que haya sido un ataque de Israel, por lo que aún no se sabe si es o no culpable.

Así que el balance de fallecidos no para de aumentar en la ofensiva israelí contra Gaza. Según fuentes palestinas, la cifra de muertos supera ya las 800 personas, la mayoría de ellos civiles. Respecto a las bajas sufridas por Israel, han fallecido 32 soldados y un civil israelí a causa del impacto de un cohete.

Y, a todo esto, Cisjordania -la otra zona donde viven palestinos- comienza a despertar. Al menos dos personas han muerto en Ramala durante una multitudinaria marcha de protesta contra "el genocidio en Gaza", manifestaciones que se han repetido en distintas localidades cisjordanas.

De esta forma, corre el riesgo de que se extienda la lucha a Cisjordania y a Jerusalén.

Andrés Velázquez
[email protected]