Aunque la deuda aún acompañará años a la compañía el apalancamiento permite mirar el futuro con cierta esperanza

Crece el ebitda pero, sobre todo, se reduce el endeudamiento, que es la clave de los resultados de Gas Natural, durante el primer semestre. Desde la absorción de Fenosa, a la compañía del grupo Caixa, ha jugado dos bazas: la internacionalización y la reducción de una deuda abultada, que camina hacia el remanso del 50%. Una deuda que, no nos engañemos, acompañará a GNF por muchos años, dado que la mayoría de la misma está ubicada en el medio plazo.

Miriam Prat

[email protected]