Emilio Ontiveros es el hombre de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Un economista ligado al PSOE, ciertamente, pero no sectario.

Es el gran asesor de bancos y cajas de ahorros. Nos ha recordado algo: por primera vez en mucho tiempo, el valor de mercado de los bancos europeos, no sólo los españoles, es inferior a su valor contable. Eso, explica el catedrático Ontiveros, "es como si un coche valiera más en el desguace que circulando".

Aviso oportuno, porque en estos momentos, una de las mejores cajas españolas -mejor no pensar en las peores- como es La Caixa valora su patrimonio de cara a la salida a  bolsa de Caixabank, en el 0,8%.

Luis de Guindos, otro de los participantes en la mesa redonda celebrada el miércoles por la tarde en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, aportó otro dato interesante: el mercado sospecha que la valoración de los activos inmobiliarios de los bancos no es la correcta. Por eso le castigan en bolsa. 

El tercer tertuliano era Aristóbulo de Juan. Pura historia de la inspección bancaria en España y en el Mundo. En mi opinión fue el vencedor del debate, especialmente. La frase de la polémica fue que en la actual reforma de cajas de ahorros saldrán bien libradas las dos: La Caixa, porque es una buena entidad, y Bankia, "porque es una cuestión de Estado".

¡Ahí fue Troya! Me encanta escuchar a los ya veteranos -bueno, ancianos- porque cuando uno llega a cierta edad se permite hablar muy claro. En efecto, la operación de salida al mercado de Caixabank saldrá bien; la de Bankia es un locura -como lo es toda conversión de cajas de ahorro en banco- pero saldrá adelante porque todas las fuerzas vivas están por la labor.  

De Guindos y Ontiveros se rasgaron las vestiduras. ¡Qué cosas tiene uno que oír! Pero la razón la tenía Aristóbulo, y así se lo reconocieron los periodistas.

Ahora bien, el problema no es que se consigan vender sino que se malvendan. En ello estamos.

Eulogio López

[email protected]