Se han condenado los actos violentos y se va abrir un período de diálogo

Desde hace una semana Burgos ocupa un lugar destacado en la actualidad informativa de España y la razón no es otra que las violentas protestas en el barrio de Gamonal contra la construcción de un bulevar y un aparcamiento. Protestas que incluso se han trasladado a otras ciudades del país, como Madrid.

En la mañana del viernes se debatió el polémico asunto en el ayuntamiento y el pleno municipal rechazó la paralización definitiva de las obras de este barrio burgalés. El PP, que tiene la mayoría absoluta, es el único partido del consistorio que no apoya la suspensión de las obras, basándose en la "participación ciudadana y el apoyo del Consejo del barrio". Hace unos días, Javier Lacalle, alcalde de la ciudad, decidió parar temporalmente las obras.

En el pleno municipal se han condenado los numerosos actos violentos, que han provocado varias detenciones, también en Madrid, y ha anunciado la apertura de un proceso de diálogo para intentar solucionar lo antes posible el conflicto. PSOE e IU han pedido la dimisión del alcalde y del vicealcalde, Ángel Ibáñez.

El jueves en la presentación de VOX, el nuevo partido político, el burgalés José Antonio Ortega Lara denunció el vandalismo ocurrido en las protestas y criticó la "torpeza" del ayuntamiento al optar por hacer esta obra de alto coste, en estos momentos. Además, emplazó a ambos, manifestantes y ayuntamiento, a buscar pronto una solución porque se está "dando una imagen de la ciudad desoladora", que "perjudica a la industria, al comercio y al turismo".

Esperemos que las protestas dejen de ser violentas y sean más cívicas, y que pronto se encuentre la solución y las aguas vuelvan a su cauce.

Cristina Martín

[email protected]