Se limita a un mes el secreto de Sumario para evitar la 'ficción' de que sumarios declarados secretos durante un largo periodo sean conocidos por todos los ciudadanos

 

Se acabó lo de enterarse de todos los detalles de un proceso penal a través de los periódicos y antes de que se juzgue en los tribunales, como ha ocurrido en el caso Urdangarín, originalmente conocido la pieza 25 del Caso Palma Arena.  El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha anunciado que entre las medidas que se adoptarán con  la reforma de la Ley de Enjuiciamiento criminal, ya en marcha, se incluye   "Un sistema severo de sanciones administrativas para evitar las filtraciones …Ya hay una comisión que está trabajando en ello y elaborando un primer borrador", ha afirmado.

En los casos donde la investigación esté protegida por el secreto de sumario, éste se restringirá a un plazo máximo de un mes. Así lo ha explicado el propio Gallardón: "Limitaremos a un mes el secreto de sumario, salvo por razones absolutamente excepcionales, y evitaremos lo que en estos momentos existe que es una ficción de sumarios declarados secretos durante seis, siete u ocho meses y que acaban siendo conocidos por todos los ciudadanos".

El ministro de Justicia ha anunciado estas nuevas medidas en una entrevista que ha concedido este miércoles a Antena 3, en la que ha señalado que los sancionados serán aquellas personas que hayan revelado secretos y  cuya identidad sea acreditada.  No ha tenido reparos en calificar de lamentable que, como viene ocurriendo de forma casi sistemática, se rompa la garantía judicial para proteger la investigadión "en beneficio de algunas de las partes" implicadas en el proceso: "El secreto de sumario no se hace por un afán ocultista por parte de los jueces sino porque el conocimiento de determinados hechos puede perjudicar la investigación".

No ha querido responsabilizar Gallardón a los medios de Comunicación "que cumplen con su obligación de buscar información".La responsabilidad hay que achacarla, ha afirmado el ministro al sistema judicial, que permite que se produzcan las filtraciones, y a las personas que facilitan la información restringida.

"Dichas medidas no sólo buscan, ha añadido, "salvar la buena marcha de una institución", sino también evitar que debido a "una revelación parcial e interesada", se perjudique a una de las partes en beneficio de la otra. "Es lamentable que en beneficio de las partes nos encontremos con que ese secreto se rompe de una forma sistemática", ha reiterado.

Andrés Velázquez
andré[email protected]