Me recuerda un lector la promesa de Gallardón, asegurando que piensa suprimir el aborto eugenésico. Ignora que el 97% de los abortos que se perpetran en España se hacen por el apartado B del primer supuesto: peligro para la salud psíquica de la madre. O sea, el gran pitorreo. Es cierto. La cobardía del PP respecto al mayor atentado contra los derechos humanos, y el más cobarde, es patente. De hecho, creo que un cristiano, o un provida, no puede votar al PP mientras permite e incluso aliente el aborto.

Pero todo se agradece en la casa del pobre y agradezco que alguien tan fullero como Gallardón sea el primer ministro del PP en hablar de persona para referirse al feto. Lo ha hecho con ese lenguaje tan curioso: "persona en proceso", ha llamado al no nacido. Pero miren ustedes, no les podemos pedir peras al olmo: cuando se coquetea con el homicidio durante tantos años para no estropear la carrera política, se adquiere hábito que es vicio. Eso es lo que le ha ocurrido al PP.

En conclusión, si el Gobierno Rajoy prohíbe el aborto eugenésico, se habrán evitado muy pocos abortos pero, al menos, servirá para que muchos inconscientes y unos cuantos cobardes se den cuenta de que en el seno materno hay una persona de tomo y lomo, y no en proceso y que, asesinarle es lo mismo que asesinar a un adulto, sólo que más cobarde.

Eulogio López

[email protected]