Se ha triplicado el tráfico ilícito del tabaco a través de mafias, perfectamente organizadas, que operan en las aduanas. La directora de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria aseveró que para atajar el tráfico de tabaco "no se reduce a una intervención en las aduanas, sino que pretendemos detectar los posibles puntos débiles de las fronteras y realizar una investigación para identificar a los sujetos responsables".

La venta ilegal de cigarrillos, "desde el punto de vista internacional, es un problema común de la sociedad, que afecta tanto al regulador como a los puntos de venta y al consumidor", afirma el director de Asuntos Corporativos de una importante multinacional tabaquera: "Con este tráfico se financian algunas bandas delictivas, en muchos casos pueden dedicarse a la trata de blancas, al terrorismo, al narcotráfico o a la venta de armas".

La industria del tabaco aporta unos 10.000 millones de euros a las arcas públicas. En nuestro país este sector da empleo a 56.000 mortales y cuenta con una red de más de 13.000 estancos. El contrabando provoca que la Administración no ingrese unos 90 millones de euros por cada punto porcentual de venta ilegal.

Las bandas que trafican los cigarrillos no efectúan ningún de control de calidad por lo que humear cigarros de contrabando es arriesgado porque se desconocen sus propiedades y las condiciones de almacenamiento. Debe ser calificado como una agresión contra la salud pública.

Por otra parte, fumar más de dos paquetes de tabaco al día incrementa en un 70% el peligro de desarrollar un tumor cancerígeno, según el Grupo de Uro Oncología de la Asociación Española de Urología (AEU). Este riesgo crece dependiendo de los años que se lleva fumando y la cantidad de cigarrillos humeados, ya que se trata de la patología urológica con una relación más directa con el consumo de tabaco, siendo el cuarto cáncer más frecuente en los varones, y el octavo en las mujeres.

Es necesario mantener la actual Ley antitabaco e incluso "mejorarla" con la financiación de los tratamientos para dejar de fumar y con campañas publicitarias de prevención, dirigidas a los más jóvenes. Los tratamientos del tabaquismo son más rentables que los de otras intervenciones terapéuticas tal y como se ha demostrado en el estado de Massachusetts (Estados Unidos).

Por último, en la lucha contra el tabaco la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha centrado un estudio que refleja que el número de personas, en todo el mundo, que se benefician de la lucha contra el tabaco han aumentado en 1.100 millones, en los últimos dos años.

Clemente Ferrer
[email protected]