• Los bancos se quejan de lo mismo que Europa: falta un plan para vender los pisos.
  • Y las inmobiliarias siguen esperando la llamada de Belén Romana.
  • El instrumento que debería servir para pinchar la burbuja inmobiliaria se ha convertido justo en lo contrario.

Este martes hemos conocido que Bankia, a través de su inmobiliaria Habitat, se desprendió de 5.600 inmuebles adjudicados en 2012, y subrogó 9.000 activos de promotores. Datos que, sin duda, contrastan con la manifiesta pasividad del 'banco malo'.

A día de hoy, martes 29 de enero, los bancos nacionalizados se siguen quejando de que la SAREB todavía no tiene un plan para vender los pisos. Así, y hasta que Belén Romana (en la imagen) no diga esta boca es mía, las entidades seguirán vendiendo sus activos adjudicados, aunque ya no sean suyos porque los han traspasado al 'banco malo'. Eso sí, no los venden gratis: le cobran a la SAREB la comisión correspondiente. Un buen negocio.

Algo parecido pasa con las grandes inmobiliarias, que siguen esperando la llamada de Romana. Tal y como publica El Economista este martes, estas compañías están preocupadas, sobre todo, por la refinanciación de sus créditos y la valoración de los activos. Ninguna de las dos cuestiones parece que se vaya a solucionar en los próximos días.

Está claro: el 'banco malo', que debería ser el instrumento que pinchara definitivamente la burbuja inmobiliaria, se ha convertido en el obstáculo más serio para reconducir el sector. Y lo peor es que no parece que la situación vaya a cambiar. La SAREB tiene 15 años para vender los pisos. Por eso los bancos -Bankia entre ellos- siguen a lo suyo.

Pablo Ferrer

[email protected]m