• El Gobierno da una semana más de plazo porque las ofertas recibidas eran ridículas.
  • Sin ayudas públicas nadie está dispuesto a ofrecer ni 100 millones de euros (el FROB exigía 900).
  • Y eso, a pesar del espléndido crédito fiscal de 1.500 millones de euros.
  • Si no hay acuerdo en una semana, el Gobierno amenaza con liquidar la entidad. O por troceo… o se la entregarán a Bankia.
  • Santander, Popular y Sabadell han hecho una puja a la baja. El BBVA, Kutxa y JC Flowers ni se han presentado.
  • Queda la opción Sabadell-CAM, BBVA-UNNIM o Caixa-Valencia: otro plan de ayudas con EPA. Pero el Ejecutivo no cede.

La subasta de CatalunyaCaixa ha fracasado. El FROB anunció que, tras la primera subasta fallida, no admitiría demora alguna: el jueves 28 de febrero, a la 24 horas, todo debía haber concluido. Sin embargo, ahora se ha visto obligado a conceder una semana más de plazo porque las ofertas recibidas han sido ridículas.

Han presentado ofertas a la baja, Santander, Popular y Sabadell, y encima han sido ofertas condicionadas. Ninguna superaba los 100 millones de euros cuando el FROB hacia solicitado 900. Eso sí, ofrecía un crédito fiscal de 1.500 millones de euros, pero ni aún así.

Las entidades afirman que Catalunya Banc (CX) es una buena franquicia pero que se está deteriorando. Además, alegan que el balance ha empeorado y que tiene un serio problema laboral.

Y así, ni BBVA, ni Kutxa -que oficialmente está mintiendo, dado que no se ha retirado del proceso- ni JC Flowers han presentado oferta. Se lo pensarán durante estos siete días.

Podría, sí, pasar lo mismo que ocurrió con la CAM: todos hicieron ascos menos el Sabadell, y se la dieron a él. Eso sí, con Esquema de Protección de Activos (EPA), el modelo más caro de todos. Pero el Gobierno se niega a aportar más ayudas públicas que ya no se pueden disfrazar.

Eso sí, el arma del ministro de Economía, Luis de Guindos, consiste en declarar desierta la subasta y mantener CX en el sector público y luego, como adelantara Hispanidad, fusionarla con Bankia.

A Goirigolzarri no le hace gracia la solución, ciertamente, pero él no deja de ser un muy cualificado empleado de un patrón, el Estado, que posee el 96% de Bankia.

También puede irse a una liquidación de Catalunya Caixa por troceo, pero eso es aún más complicado.

Lo que está claro es que CX ya le ha costado a los españoles 9.000 millones de euros, y que esto no ha acabado.

Eulogio López

[email protected]