Regresa la tesis del rescate financiero y de los países. La solución es que los contribuyentes paguen el problema

 

El Foro de Davos está a punto de reunirse de nuevo en la población Suiza y por ello el Foro Económico Mundial ha publicado un informe anual sobre los riesgos globales. De lo más destacado, la claridad con la que afirma que el mundo no puede soportar una nueva crisis.

Lo más extraño son las palabras empleadas para explicarlo. El mundo no está en situación de soportar nuevas sacudidas de importancia después de que la crisis financiera haya reducido la resistencia global y provocado un aumento de las tensiones geopolíticas y sociales, sugiriendo que los gobiernos y las sociedades son actualmente menos capaces que nunca de afrontar los desafíos globales. Son términos grandilocuentes que uno lee y al final se pregunta: ¿qué quiere decir con esto?

Y es que, en el fondo, continúan con la teoría de que hay que rescatar a los países ante el temor a quiebras soberanas. Y la pregunta es, ¿por qué hay que rescatarlas? Y es que en el fondo los contribuyentes siguen siendo la solución a todos los males ya que acaban pagando la factura de los rescates.

Andrés Velázquez

[email protected]