• La fábrica retoma la actividad este lunes con 1.350 nuevos trabajadores.
  • El mercado inglés es el que ha experimentado un mayor impulso, sobre todo de vehículos comerciales.
  • La producción de este año (230.000 unidades) será un 80% superior a la de 2012 y en 2014 alcanzará los 300.000 vehículos.
  • Y aún hay más: a finales de 2014 comenzará la fabricación del Mondeo y la contratación de 500 empleados más y el 2015 será el año del S-Max y el Galaxy.

Buenas noticias para el sector del automóvil en general y para Ford en particular, al menos en nuestro país. Después de tres semanas de vacaciones, la planta de Almussafes (Valencia) ha reanudado este lunes su actividad y lo ha hecho con 1.350 nuevos empleados que se han ido incorporando desde el pasado 1 de junio. Sólo esta semana, entre el lunes y el miércoles, lo harán unos 700 trabajadores.

La razón de este incremento de la actividad hay que buscarlo fuera de nuestras fronteras, concretamente en el impulso de las ventas registradas en Inglaterra y, en menor medida, también en Alemania. Sobre todo de los modelos comerciales que se fabrican en Almussafes: la Transit Connect y el Tourneo Connect. También ha influido la buena marcha de las ventas del todoterreno Kuga.

Los cálculos de Ford son optimistas. Para este año esperan incrementar la producción un 80% respecto a la de 2012 y llegar a las 230.000 unidades a finales de año. Para 2014 la cifra de producción que maneja la compañía es de 300.000 vehículos.

Pero no acaban aquí las buenas noticias. Tras el cierre en 2014 de la fábrica belga de Genk, a finales de ese año se comenzará a fabricar en España el nuevo Mondeo, para lo que hará falta contratar a otros 500 trabajadores y, en 2015 empezará la producción de los modelos S-Max y Galaxy.

Pablo Ferrer

[email protected]