• Rafael Catalá, secretario de Infraestructuras, ha reconocido el interés de varias firmas y operadores, pero sin dar nombres.
  • Y ahora se sabe que entre ellos están fondos especulativos como KKR, CVC o Macquaire.
  • Casa mal esos fondos en un núcleo de accionistas de referencia en el 21% del gestor aeroportuario.
  • Ese es un problema. El otro: que el Gobierno se ha resignado a malvender AENA. Hasta la propia CNMC lo ha admitido.

Rafael Catalá, secretario de Estado de Infraestructuras, dio la semana pasada detalles de cómo será la privatización parcial, del 49%, de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y de la colocación por parte de Fomento del 21% entre inversores de referencia que elegirá a través de un concurso público abierto y en el que no faltan propuestas. Catalá, en concreto, habló del interés de "varias firmas, como fondos de inversión y operadores de infraestructuras". Pues bien, fuentes del mercado han informado a Europa Press que entre los inversores internacionales que han seguido con atención el proceso están fondos tan especulativos como KKR, CVC (más estable y, por tanto menos peligroso) o Macquaire.

Sorprende que haya fondos especulativos entre los socios de referencia. Es como un contrasentido, porque el comportamiento de esos fondos es precisamente largarse, en plazo (cuanto antes) y forma, una vez obtenida la rentabilidad esperada. No hay planes industriales ni de empleo, ni de nada. El mandamiento con el que se gobiernan es ganar dinero y vender cuanto antes.

Ese es un problema. El otro, el precio para malvender el gestor aeroportuario, al que parece resignado el Gobierno y que ha reconocido hasta la propia CNMC (Comisión Nacional de Competencia y de los Mercados). Insiste en valorar la compañía en unos 4.500 millones de euros. Y, como ya ha publicado Hispanidad, en operaciones como las de AENA, para valorarla, se multiplica por 12 ó 15 su Ebitda, lo que no da como valoración más conservadora 8.200 millones, casi el doble.

Miriam Prat

[email protected]