Por otra parte, el ministro Guindos asegura que no está recibiendo "ninguna presión" sobre el rescate

La apertura de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), en Tokio, este jueves, estuvo marcada por las palabras de Christine Lagarde. En la rueda de prensa, la directora gerente del FMI aconsejó "disponer de un poco más de tiempo" ante la exigencia de una reducción drástica del déficit. Y lo dijo refiriéndose expresamente a España, Portugal y Grecia.

Sin embargo, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, no ha tardado en responder a Lagarde: "No hay alternativa a reducir a medio plazo las deudas de los Estados que son demasiado altas", ha afirmado este viernes desde Tokio.

De la misma manera, el portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Simon O'Connor, ha declarado: "No tengo ningún comentario que hacer sobre eso, es altamente especulativo".

En cualquier caso, Bruselas está examinando las cuentas españolas para 2013, así como las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Rajoy, y el próximo 7 de noviembre dirá si son o no suficientes.

Por otra parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, que está participando en la reunión en Tokio, ha afirmado este viernes que "no me está presionando nadie" sobre la petición del rescate. Guindos ha insistido en que "se elegirá el momento más adecuado para tomar una decisión en un sentido o en otro".

Andrés Velázquez

[email protected]