• El número de oficinas ha pasado de 25.051 en el tercer trimestre de 2008 (máxima capacidad), a 20.558 a 31 de marzo de 2012, un 17,9% menos.
  • La ratio de solvencia media de las cajas se ha situado en 8,86 a 31 de diciembre de 2011.
  • El FMI recomienda continuar con las reformas y que sea una ley estatal la que determine el papel de las cajas de ahorros y las fundaciones.
  • El FMI opina que "el núcleo del sector financiero español está bien gestionado y resistiría nuevos shocks".
  • El informe del organismo internacional no recoge los rescates a entidades, ni las indemnizaciones millonarias, ni el manoseo de los políticos.
La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha emitido una nota de prensa que recoge la nota técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI), presidido por Christine Lagarde (en la imagen), que analiza la transformación del sector de las cajas de ahorros en España. El FMI opina que "el núcleo del sector financiero español está bien gestionado y resistiría nuevos shocks", gracias al intenso esfuerzo de reestructuración llevado a cabo por las entidades, y en particular por el sector de las Cajas de Ahorros.

Según el FMI, este esfuerzo de reestructuración realizado por el sector se ha basado en cuatro objetivos fundamentales. Por una parte, la consolidación. El organismo internacional destaca que, en menos de tres años, el sector ha pasado de contar con 45 entidades, con un tamaño medio de 29.440 millones de euros (diciembre 2009), a estar formado por 13 entidades o grupos de entidades de mucho mayor tamaño (volumen medio de activos 99.190 millones a diciembre 2011).
 
Además, el sector ha logrado la solvencia, apunta el organismo internacional. Tras la decisión del Gobierno español de adelantar, e incluso ampliar, los requisitos de capital que el acuerdo de Basilea III había previsto para el año 2013, la ratio de solvencia media de las entidades del sector de Cajas se ha situado en 8,86 a 31 de diciembre de 2011.
 
Asimismo, según el FMI se ha conseguido la reducción de capacidad instalada. El número de oficinas de los Grupos de Cajas de Ahorros ha pasado de 25.051 en el tercer trimestre de 2008 (máxima capacidad), a 20.558 a 31 de marzo de 2012, lo que representa una reducción del 17,9% (4.493 oficinas). Y el número de empleados de las Cajas de Ahorros ha pasado de 135.415 en 2008 (máxima capacidad), a 114.154 a 31 de marzo de 2012, con una reducción del 15,7% en ese periodo (21.261 empleados).
 
E igualmente, las cajas han logrado el saneamiento, añade el FMI. Desde el comienzo de la crisis y hasta el pasado mes de marzo los grupos de cajas han saneado activos problemáticos por un valor aproximado de 67.000 millones de euros.  
 
"Este intenso proceso de reestructuración, saneamiento y reducción de la capacidad instalada se ha realizado sin que se haya producido merma en el servicio a los clientes y manteniendo las cuotas agregadas de mercado", destaca en su nota de prensa la CECA. Y recuerda el acuerdo alcanzado por el Eurogrupo el pasado día 9 de junio, que supondrá la inyección de una suma máxima estimada en 100 mil millones de euros en el Sistema Financiero a través de un préstamo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. "Esta asistencia dotará al conjunto de las entidades financieras de los recursos necesarios para afrontar los desafíos de un entorno económico adverso en España, fortaleciendo tanto su solvencia como su capacidad de saneamiento", añade la CECA.

Asimismo, el FMI reconoce los importantes logros conseguidos por los nuevos grupos de cajas de ahorros surgidos del proceso de reestructuración. En particular el documento se refiere al nuevo régimen jurídico, que les dota de capacidad para lograr capital externo y disciplina de mercado.

El FMI también destaca el nuevo marco de supervisión: los bancos instrumentales de las cajas de ahorros están bajo la supervisión exclusiva del Banco de España y, en este sentido, destaca el FMI, "se han eliminado las incertidumbres existentes en materia de competencias entre el Banco de España y las Comunidades Autónomas".

Igualmente, el organismo internacional subraya la profesionalidad de la gestión: los miembros de los consejos de Administración están ahora sujetos a las mismas funciones generales que se aplican a los directores de las sociedades mercantiles, en particular con respecto a la obligación de actuar con la debida diligencia y revelar los conflictos de intereses. Además, los nuevos directivos del sector cumplen con "criterios específicos relacionados con la profesionalidad y experiencia en el negocio bancario", según resalta el FMI en su nota.  

Asimismo, la existencia de consejeros independientes -que permite "tener una visión externa sobre la gestión y las operaciones del Banco"- también es valorada por el FMI; así como el nuevo modelo corporativo de los grupos de cajas de ahorros. En ese sentido, el organismo reconoce las importantes mejoras, especialmente las que hacen referencia al tamaño de los Órganos de Gobierno y a la incompatibilidad de sus miembros.
 
Por último, el FMI recomienda continuar con la reforma y que sea una ley estatal la que determine el papel de las Cajas de Ahorros y las Fundaciones especiales en su calidad de accionistas de los nuevos 'Bancos de Cajas'.

Todo este panorama idílico contrasta con lo sucedido en Bankia -entidad formada por siete cajas de ahorros- que ha tenido que ser rescatada. Al igual que otras cajas. De eso y del manoseo de los políticos en las cajas, o de las indemnizaciones millonarias a gestores políticos que las dejaron en quiebra, ¿no habla el FMI?

Andrés Velázquez
[email protected]