Está dispuesto a pagar por encima del precio de mercado. Con ello la respuesta ha sido que se estudiará. Francisco Verdú no dimite como consejero de ACS. Además, ACS busca convencer en el Golfo pérsico a un aliado contra Galán, sin descuidar el capital riesgo. La salida de Camps, otra oportunidad para el presidente del Real Madrid

Florentino ha dado el paso: ha ofrecido a Rodrigo Rato adquirir el 6% de Iberdrola que obra en poder de Bankia.

Y Bankia, todo el mundo lo sabe, necesitará liquidez para hacer frente a los importantísimos vencimientos de deuda pendientes para los próximos dos años. La respuesta, por tanto, ha sido que se estudiará.



Pérez incluso está dispuesto a ofrecer un precio por encima del mercado ahora mismo, el 6% de Iberdrola vale 1.900 millones de euros, y ACS está dispuesto incluso a pagar por encima de esa cantidad, una prima generosa que le permitiera hacerse con más del 25% del capital. Si a eso le unimos sus intentos de alianza con fondos soberanos árabes -aún no ha renunciado a que Qatar se pase de Galán a ACS- está claro que podría plantarse ante Galán con más galones.

¿Es legal pagar por encima del precio de mercado? Sí, mientras no se supere el 30% que provocaría la OPA. Una aplicación ante notario es lícita, siempre que luego se integre en el precio de mercado.

Importante papel está jugando Francisco Verdú, el nuevo consejero delegado de Bankia, quien aún hoy continúa siendo consejero de ACS, y don Florentino tiene intención de que lo siga siendo por mucho tiempo. Puede resultar curioso que el consejero delegado de la entidad financiera que es el tercer accionista de la compañía eléctrica permanezca como consejero independiente, que no dominical, de la constructora que anda en batalla con esa eléctrica pero aún más misterioso es que Borja Prado Eulate, presidente de Endesa, principal competidor de Iberdrola, sea el financiador, asesor y conseguidor de fondos de Florentino.

Pero es que, además, el momento resulta pintiparado: ha dimitido el presidente valenciano Francisco Camps, principal apoyo político de Iberdrola, la eléctrica de Levante, y el vicepresidente de Bankia y representante de la entidad en la eléctrica, José Luis Olivas, ahora pierde comba en Bankia. En resumen, todo parece indicar que Bankia acabará vendiendo a Florentino, que no suelta la presa ni aún apalancado como está hasta niveles peligrosos.

Y justo en estos momentos es cuando Ignacio Galán, por lo demás un magnífico presidente, debería hacer un esfuerzo de austeridad. En 2010, según los datos remitidos por la eléctrica a la CNMV, el presidente de Iberdrola se embolsó 7,5 millones de euros entre retribución bruta y variable. El País ha traducido a la perfección el desglose. Ciertamente, en 2010 la compañía obtuvo resultados récord pero en los tiempos que corren 7,5 millones de euros son demasiado: hay diferencias de grado que acaban por convertirse en diferencias de naturaleza. Sí, Galán ha cobrado la mayor parte de sus emolumentos por variable, según objetivos, según logros, pero tendía que rebajar los parámetros de medición. Vamos, que sigue siendo una pasada... de lo más inoportuna

Eulogio López

[email protected]