ACS ya tiene el 20% de Iberdrola, aunque eso no le permitirá ni consolidar ni entrar en el Consejo. Eso sí, consigue reducir la minusvalía de su inversión, aunque aumenta su apalancamiento. Esta vez, el presidente del Real Madrid no ha filtrado la noticia a Expansión-El Mundo sino a El País

El País informó el día 1 de que la constructora ACS, presidida por Florentino Pérez (¡Oh capitán, mi capitán!) había alcanzado el anhelado 20% del capital de Iberdrola. El día 1, incluido en un recoveco de la página de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), no en hechos relevantes, el regulador bursátil informa de lo que ya nos había informado el matutino, sólo que con 24 horas de antelación.

Felicitamos por la exclusiva a nuestros queridos compañeros de PRISA, pero no podemos hacer lo propio con la CNMV, que encima, ha escondido el hecho relevante fuera del capítulo hechos relevantes... como su mismo nombre indica y que, encima, no se ha preocupado de preguntarle a ACS por la estructura financiera de la operación. Es decir, sí ha aumentado su apalancamiento y la relación de ACS con las nuevas sociedades tenedoras de títulos de la eléctrica.

Los datos los tienen ustedes en esta página oculta de la CNMV, a la que a cualquier accionista individual le resultará un pelín difícil acceder. En resumen, el 20% de ACS se desglosa de la siguiente forma: 3,8% de acciones propiedad directa de Iberdrola, por un 16,3% indirecto. De ellos, el 5% son derivados de Natixis (El día 12 el banco francés deberá entregar en los tribunales las condiciones de esos derivados) y el 11,3% en cuatro sociedades. A saber: Residencial Montecarmelo (6,5%), Villa Áurea 0,2%,  y dos nuevas sociedades: Corporate Funding S.L. (3,1%) y Roperfeli S.L. (1,2%).

Con ese 20% ocurre lo siguiente: ACS no podrá consolidar por puesta en equivalencia, dado que la ley considera que con un 20% se tiene influencia significativa en la gestión o se está presente en el Consejo de Administración y en el equipo directivo. En este caso, ni lo uno ni lo otro. La entrada en el Consejo de Iberdrola la decidirán los tribunales el 18 de enero y ambas compañías, ACS e Iberdrola, tienen conflictos en los tribunales.

Por tanto, ni entrada en el Consejo ni consolidar pero, ojo, Florentino Pérez y sus socios, los Albertos y los March, sí consiguen algo: reducir las minusvalías de una inversión en Iberdrola, ya con las cuentas de 2010, al pasar de un coste medio de 9,2 euros por acción a 7,7 euros.

Y lo más importante, en la batalla Pérez-Sánchez (Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola) un 20% no basta para el objetivo final de ACS, que es controlar Iberdrola. El presidente del Real Madrid necesita aliados y no lo ha encontrado en el segundo accionista de la eléctrica, que es la BBK. Ahora lo intenta en el tercer accionista, Bancaja, fusionado con Caja Madrid y otras cinco entidades de ahorro. Fuentes de ACS aseguran a Hispanidad que se negocia con Rodrigo Rato, pero lo cierto es que las participaciones industriales del nuevo Banco Financiero y de Ahorro las llevará José Luis Olivas, miembro no sólo del Consejo sino del equipo ejecutivo de Iberdrola. Está claro que tanto Bancaja como el presidente valenciano, Francisco Camps, apoyan a Galán.

Miriam Prat

[email protected]