• El Supremo le da la razón sobre el levantamiento de los blindajes para tener derecho a voto.
  • Aunque en 2010 ya lo intentó con Loizaga, que fue nombrado y cesado en la misma junta general de accionistas.
  • De todas maneras, la empresa acumula en 2012 un descenso del 17,5% por el retroceso de Iberdrola en Bolsa.
  • La eléctrica contraataca: planteará un incidente de nulidad ante el Supremo, y si no prospera, no descarta acudir al Constitucional.

A mediados de 2011 entró en vigor la Ley de Sociedades de Capital -o también conocida como Ley Florentino- que prohibía el blindaje de voto a las empresas cotizadas. Poco después de su aprobación, Iberdrola recurrió la medida ante el Tribunal Supremo.

Pero ahora, el Alto Tribunal ha desestimado el recurso permitiendo así que ACS -que posee un 18,6% de la eléctrica- pueda ejercer su derecho a voto en la próxima junta general de accionistas.

Sin embargo, Florentino Pérez, presidente de la constructora (en la imagen), sabe que lo importante no es eso, sino lograr tener representación en el consejo de administración. De hecho, ya en 2010 intentó 'colocar' a su amigo José María Loizaga, pero le salió mal: Iberdrola aprobó y cesó a Loizaga en la misma junta general. Ahora, tras la decisión del Supremo, puede volver a intentarlo.

De todas maneras, el empresario no lo va a tener fácil, y no sólo porque Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, le va a poner todo tipo de trabas, sino porque su participación en la eléctrica podría disminuir del 18,5% si no aporta más garantías. ¿Por qué? Pues porque su inversión en la compañía está garantizada con las propias acciones de la eléctrica, y si su valor en Bolsa baja más de 4 euros, Florentino tendrá que poner más garantías.

Por su parte, fuentes de Iberdrola han asegurado a Hispanidad que plantearán, en el plazo de 20 días, un incidente de nulidad. La eléctrica considera que se han cometido irregularidades procesales y que se trata de una sentencia precipitada, ya que el Alto Tribunal no ha esperado al pronunciamiento de la Comisión Europea, tal y como había solicitado la asociación de accionistas minoritarios Euroshareholders.

No obstante, las mismas fuentes han aclarado que no descartan acudir ante el Tribunal Constitucional en caso de que no prospere el citado incidente de nulidad que va a plantear ante el Supremo.

Pablo Ferrer

[email protected]