• En sólo tres días de cotización, los títulos han sufrido una gran volatilidad.
  • Justo lo que se pretendía evitar, y a pesar de la cuidada preparación financiera de la operación: no querían problemas como los de Bankia.
  • El compromiso de los inversores institucionales no ha impedido que la acción haya perdido un 27% desde el cambio máximo registrado el primer día de cotización, hace sólo tres días.
  • Los resultados del primer trimestre de la entidad muestran poco beneficio para una entidad con mucho valor en libros.
  • En resumen: el futuro de las entidades del Grupo 2 continúa siendo una incógnita, y lo que costará su saneamiento definitivo, también.

LIBERBANK, entidad presidida por Manuel Menéndez (en la imagen), es uno de esos monstruos de Frankestein que ha creado todo el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros. En el momento de escribir esta nota cotiza a 0,46 euros la acción, por lo que aunque cotiza por encima de su precio de salida a bolsa (0,40 euros), ha perdido más de un 27% del cambio máximo (0,63) que alcanzó el día que debutó en bolsa. Mucha caída para tres sesiones y ¡mucha volatilidad! Precisamente lo que se intentaba evitar con todos los acuerdos firmados con inversores institucionales, que aseguraban una demanda diez veces superior a la oferta el día del estreno, o garantizar la liquidez del título.

Previo a la salida a cotización el 16 de mayo, LIBERBANK hizo frente a uno de los compromisos adquiridos en su reestructuración que fue el canje voluntario de los instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada por obligaciones convertible o acciones del banco. Para este canje la valoración del banco quedó establecida en 1.113 millones de euros, equivalente a 1,11 euros por acción. Este valor se reconoce que podría difererir de forma notable con el que quedaría fijado en la oferta y demanda de las Bolsas de Valores.

Hay algo que no puede negarse y es la cuidada preparación financiera de la operación de salida a bolsa de la que ha hecho alarde LIBERBANK. No querían problemas como los de Bankia, ahora en la Audiencia Nacional. Se han puesto todos los medios para evitar una fuerte volatilidad que pueda arrastrar la cotización a una gran baja a medio plazo, aun así no parecen controlados los problemas a pesar de que la implicación de los inversores institucionales se muestra firme. De hecho, la gestora de fondos de Barclays fue uno de los mayores compradores en la "Sales Facility con 1,15 millones de títulos netos comprados, UBS 1,32 millones, amén de inversores americanos y fondos españoles. Todos ellos seguramente poseedores de preferentes o subordinadas han valorado el descuento en el precio de canje respecto al de salida al mercado y los incentivos del plan de fidelización que les promete la recuperación del precio de canje y una rentabilidad del 12% todo al final de los dos años de permanencia, por lo que muy probablemente esperaran este plazo salvo debacle económico.

En la última información financiera presentada referida al 31 de marzo de 2013, LIBERBANK presenta un patrimonio neto de 1.126 millones de euros, unos resultados antes de impuestos de 21 millones de euros (después de impuestos, 33 millones). Es decir, cotiza con descuento sobre su valor en libros, pues su capitalización bursátil está en el entorno de los 650 millones de euros.

Pocos beneficios para tanto valor, apenas un 5%, por lo que, o la deuda pública cae mucho o estamos muy seguros de un plan de negocio que ha necesitado la capitalización del FROB (124 millones de euros), la ayuda de la SAREB (compra de 1.000 millones de euros de activos perjudicados) y, lo que es más importante, un canje por acciones con fuertes pérdidas para los preferentistas y obligacionistas subordinados.

Rodrigo de Silos

[email protected]