Ya lo retrasó desde los 65 a los 70. Eso sí, esperará a que Rajoy llegue a La Moncloa

 

A fin de cuentas, ya le han dicho que no será ministro de Economía. No cuenta con ninguna oposición en el Consejo. Ahora, su único problema es lanzar su gran operación siempre fallida, para convertirse en uno de los grandes banqueros de Occidente. Eso sí, no a través de Bankia: sus relaciones con Rato son manifiestamente mejorables.

Francisco González, presidente del BBVA, cumplió 67 años de edad pero está en plena forma. Lleva ejerciendo de presidente 15 años (los tres primeros en Argentaria, antes de la fusión) y no sufre de estrés. De hecho, tres años antes de cumplir los 65 comprobó que la cosa iba tan bien en el Banco que decidió suprimir la edad de jubilación prevista para esa edad y ampliarla hasta los 70. Un error, sin duda, porque el tiempo pasa deprisa cuando tienes mando en plaza y ahora volvemos a encontraros con el mismo problema. Por tanto, FG ha decidido imitar a su amigo César Alierta y a su competidor Emilio Botín y suprimir la edad límite de jubilación en el BBVA. Esto representa una ventaja indudable porque así no hay que cambiar los Estatutos cada quinquenio.

Eso sí, la decisión la tomará cuando Mariano Rajoy llegue al poder. No hay prisa. Además, ya sabe que no será ministro de Economía, lo que le hacía cierta ilusión, por lo que deberá jubilarse como presidente del BBVA, donde no se tiene tanto poder pero se gana más dinero. Eso sí, desde el PP lo único que se le pide es que no escandalice con sus prestaciones por jubilación, sobre las que guarda silencio desde hace dos años. Si eres el banquero del régimen tienes que guardar las formas. Para el cambio, tiene previsto a su bufete preferido, Garrigues. El cambio de Estatutos y del Reglamento del Consejo es simple; la remuneración prevista para cuando se jubile puede no serlo tanto, pero para eso está el bufete, verdadero especialista en este tipo de delicadas materias.

Por todo ello, FG vuelve por sus fueros. Alcanzar al Santander -a quien cuando él llegó a la presidencia del BBVA superaba en capitalización- se presenta muy complejo pero FG sí aspira a jubilarse como uno de los primeros banqueros de Europa. Sus hombres apuntan a todo lo que se mueve: Deutsche, Barclays, Itaú, pero aunque BBVA es más rentable que cualquiera de ellos el plan de recapitalización impuesto por Bruselas retrasa cualquier solución.

Y eso sí, a lo que se niega FG es a una fusión con Bankia porque Rodrigo Rato tiene cinco años menos que él -62- y en estos casos la edad cuenta mucho, demasiado. Es más, las relaciones entre ambos son manifiestamente mejorables. FG asegura no deberle ningún favor al ex vicepresidente, aunque fuera éste quien le nombró presidente de Argentaria en 1996.

Miriam Prat

[email protected]