• A finales de 2014 o principios de 2015 el presidente del BBVA estrenará despacho en Las Tablas.
  • Las obras de la nueva sede han sufrido muchos retrasos: los primeros trabajadores llegarán durante el último trimestre del año.
  • Sin embargo, FG no quiere sacar a bolsa Bancomer, su filial en México.

Las obras de la nueva sede de BBVA en el barrio de Las Tablas, en Madrid (en la imagen), han sufrido un sin fin de retrasos y contratiempos. Estaba previsto que el traslado comenzara en marzo, luego se aplazó a mayo, más tarde se habló de septiembre, y ahora se ha fijado el último trimestre del año como fecha de la mudanza.

Pero no será hasta finales de 2014 o principios de 2015 cuando el presidente de la entidad, Francisco González estrene despacho en el edificio central de la nueva sede, el conocido entre los trabajadores como 'la moneda'. Por supuesto, con él se irá también todo el consejo.

En cualquier caso, las obras se están retrasando mucho. De hecho, estaba previsto que los primeros trabajadores empezaran a ocupar la nueva sede en marzo de este año. Luego se pasó a mayo o junio. Más tarde se volvió a retrasar hasta después del verano, y ahora se habla de que los primeros llegarán durante el último trimestre del año. Será muy difícil, por tanto, cumplir el objetivo inicial: que los 6.500 empleados que hay en Madrid estén en la nueva sede en 2014.

Cosa bien distinta es la que ocurre con Bancomer, la filial del banco en México. El caso es que el Gobierno del país centroamericano continúa presionando a FG para que saque a bolsa parte de la entidad, con el fin de 'mexicanizarla'. Pero FG no quiere ni oír hablar de eso. Bancomer es la joya de la corona, y no está dispuesto a desprenderse de ella, aunque sea de una pequeña parte.

Pablo Ferrer

[email protected]