• Leighton, la filial australiana de Hochtief (ACS), quiere deshacerse de sus negocios no estratégicos.
  • Pero la familia Del Pino se ha decantado por Transfield Services, por la que ofrece 680 millones de euros, esto es, 1,33 euros por acción, lo que supone una prima del 30%.
  • Las negociaciones que comienzan ahora pueden ser duras y largas: el grupo australiano asegura que la oferta de la española "no refleja el potencial valor" de la empresa.

Ferrovial ha lanzado una oferta no vinculante por el 100% de Transfield Services, por valor de unos 680 millones de euros (999 millones de dólares australianos), según un comunicado remitido por la compañía este lunes a la CNMV. La propuesta responde al interés de la empresa que preside Rafael del Pino (en la imagen) de crecer en Australia -mercado estratégico para la española- y de hacerlo potenciando su actividad de servicios.

Justo lo contrario de lo que busca Florentino Pérez con Leighton, la filial de la alemana Hochtief (ACS), que quiere vender sus divisiones de servicios y patrimonio, así como su constructora John Holland, para centrarse en sus negocios tradicionales y reducir deuda.

Pero no, la familia del Pino ha preferido lanzarse a por Transfield Services, con una oferta de 1,33 euros por acción, lo que supone una prima del 30% sobre la cotización del cierre del viernes.

Aunque la oferta parece atractiva, el grupo australiano ya ha indicado que "no refleja el potencial valor" de la empresa. Por eso, el equipo directivo, con su consejero delegado, Graeme Hunt, a la cabeza, ha pedido a sus accionistas que no respondan todavía a la oferta de Ferrovial. Tras los buenos resultados del primer trimestre, revisarán al alza las previsiones de crecimiento de todo el ejercicio, lo que les llevará a exigir un aumento de la oferta.

En cualquier caso, si finalmente se culmina, la operación marcará un antes y un después en la actividad de Ferrovial fuera de España. Los datos están ahí: la compañía con sede en Sydney posee una cartera de 200 clientes y da empleo a 19.000 trabajadores en diez países, fundamentalmente en Asia y Norteamérica.

Pablo Ferrer

[email protected]