Por lo general, almas un tanto ingenuas consideran que el machismo es un atentado contra la mujer mientras el feminismo consiste en la defensa de los derechos de la mujer. Es decir, que el machismo es muy malo y el feminismo muy bueno.

No es así, claro, y si los hechos son tercos los conceptos aún lo son más. El feminismo es lo contrario de machismo y encima, desde que se inventaron los abortivos, mucho más homicida que aquel. Como muestra, un botón: Notivida informa que en Argentina prosigue la reforma legal (nº 817) que introducirá en el Código Penal el Femicidio y el gaycidio. En plata: matar a una mujer o a un gay será castigado con más severidad que matar a un varón heterosexual. Es decir, hemos creado el femicidio, el gaycidio y ahora ya sólo nos queda el tonticidio, que no es castigar la matanza de los tontos, sino de los partidarios de la ideología de género, que, encima, son progresistas.

La capacidad de asombro de esta sociedad anda, ciertamente, muy mermada, pero deberíamos tratar de recuperarla. Aunque sólo sea para no caer en la tontuna generalizada, mismamente como como los legisladores argentinos.

Eulogio López

[email protected]