• El presidente de la Xunta exige un marco regulatorio estable del sector eléctrico.
  • Y marca el camino de la próxima reforma: "Hay que disminuir las subvenciones y el coste de la energía para que la energía sea más barata".
  • En presencia de Ignacio Sánchez Galán, Feijóo ha apostado por energías "renovables y eficientes": hidráulica, eólica y la biomasa.

El presidente de la Xunta y el presidente de Iberdrola han inaugurado este miércoles la central hidroeléctrica de Santo Estevo II, en Orense. Por cierto, además de descubrir la típica placa, el obispo de Orense, Leonardo Lemos, ha bendecido la instalación. Bien por Iberdrola.

Durante su intervención, Alberto Núñez Feijóo (en la imagen junto a Galán), ha pedido al Gobierno un "marco regulatorio estable para que las empresas puedan seguir invirtiendo en renovables eficientes que no necesiten subvenciones y no generen déficit de tarifa". Sin duda, toda una declaración de principios que seguramente tendrá en cuenta el ministro Soria en la próxima reforma del sector.

En clave más local, Feijóo ha afirmado que "el objetivo es que el 95% de la energía producida en Galicia sea renovable". Eso sí, ha insistido en que deben ser "renovables eficientes", esto es, que no necesiten subvenciones. Para el presidente de la Xunta, estas energías son la hidráulica, la eólica y la biomasa.

Por su parte, Ignacio Sánchez Galán ha reivindicado el papel de las empresas eléctricas en la economía. "Somos nosotros los que queremos ser motor de la economía. Si no hay un marco regulatorio estable, predecible, no podremos crear empleo que es lo que necesita este país", ha señalado, y ha recordado que sólo en Galicia, Iberdrola da trabajo a unas 1.500 personas.

La nueva central hidráulica de Santo Estevo II está ubicada en la Cuenca del Sil, en el término municipal de Nogueira de Ramuín (Orense). La central producirá más de 1.000 GWh al año, suficiente como para atender el consumo medio anual de unos 285.000 hogares.

Pablo Ferrer

[email protected]