• Agbar también aspira a la privatización más importante de la comunidad madrileña.
  • Por el momento, el vicepresidente de Madrid, Ignacio González, insiste en socios financieros que "pongan en valor" a esta infraestructura.
  • Mientras, el grupo constructor acelera las ventas para reducir deuda: muy avanzadas las negociaciones para la venta de las cementeras norteamericanas y del 50% de FCC Energía.

Esther Koplowitz es consejera del grupo constructor francés Veolia y mantiene unas excelentes relaciones con la empresa que en su día dirigió Henri Proglio. Por eso resulta natural que, cuando se trata de la privatización del Canal de Isabel II, una pieza que se disputan Aqualia, filial de FCC y Agbar.

Sin duda, la privatización más importante de la Comunidad madrileña que preside Esperanza Aguirre. Ahora bien, es el vicepresidente, Ignacio González, quien lleva el asunto y González está convencido de que lo ideal sería iniciar el proceso mediante una privatización de un paquete a un fondo de inversión -en la jerga, socio financiero- que "ponga en valor" el Canal. En otras palabras, una forma de elevar el precio. En una segunda fase entrarían socios industriales. No es lo que desean FCC, Veolia o Agbar, naturalmente.

En cualquier caso, comprar el Canal Isabel II supone, además, comprar toda la tarea de infraestructuras que conlleva y en la que tanto Aqualia como Agbar son especialistas. En el caso de FCC, además, sería un salida para la cementera Portland Valderrivas, que como todo el sector no atraviesa precisamente su mejor momento.

Por otro lado, FCC sigue empeñado en reducir deuda, prioridad del presidente Baldomero Falcones (en la imagen). A la venta de inmuebles, sobre todo el buque insignia, Torre Picasso, hay que añadir ahora las avanzadas negociaciones para vender las cementeras norteamericanas y el 50% de la división de FC Energía.

Eulogio López

[email protected]