• La formación provida no pudo presentarse a las últimas elecciones generales porque se exigía un 0,1% de avales de cada circunscripción electoral.
  • La moda de los avales, que empezó entonces, ahora se repite en Cataluña aunque no en Galicia y Euskadi.
  • Como le ocurre a otras formaciones minoritarias, este sistema hace muy difícil que se presenten a los comicios.

Familia y Vida va a impugnar las elecciones catalanas. Como otros partidos minoritarios, denuncia irregularidades en el proceso electoral tras la publicación en el BOE de la norma que equipara a los comicios catalanes con las elecciones generales: "En todo aquello que no esté previsto en la presente disposición, serán de aplicación las normas vigentes para las elecciones legislativas al Congreso de los Diputados de las Cortes Generales", lo que implica que los partidos sin representación parlamentaria, como ya denunciaron Pirates de Catalunya y otras formaciones, precisen de 5.700 firmas o avales.

La práctica empleada por los grandes partidos para eliminar la posibilidad de que las formaciones extraparlamentarias puedan acceder al juego democrático, como ha ocurrido ahora en Cataluña, no es algo nuevo para Familia y Vida.

Su presidente, Rafael Llorente (en la imagen), en declaraciones a Hispanidad, aún  recuerda como, salvo en Valencia y Baleares, no pudieron presentarse a las últimas elecciones generales después de que se decidiera modificar la Ley Electoral de forma que sólo pudieran presentarse aquellos partidos que contaran con un 0,1% de firmas o avales de la circunscripción electoral.

"Lo hicieron entonces y lo han vuelto a hacer. No así en Galicia y en Euskadi, donde presentamos la candidatura de Miguel Aguilella, por Vizcaya", afirma Llorente, quien señala que piensa impugnar las elecciones, "y aunque el Supremo no nos dé la razón, como ocurrirá, hay que llevar el tema a Estrasburgo si es necesario". Ya presentaron un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional con motivo de la reforma de la Ley Electoral General, que fue desestimado.

Para un partido minoritario, afirma Llorente, es difícil conseguir firmas en tan poco tiempo, "porque hay que conseguir ya no los votos, sino el apoyo de gente que no piensa votarte,  y además sin medios ni subvenciones". Se trataría de un esfuerzo "sobrehumano e inconcebible, pero aún así vamos a intentarlo".

Añade el presidente de Familia y Vida que "vamos a intentar presentarnos, y nuestro candidato será probablemente Josep Mª Clotet, pero no tenemos tiempo material para reunir las firmas. Estamos completamente de acuerdo, punto por punto, con lo denunciado por otros partidos minoritarios".

Llorente se muestra rotundo: "Emplearía algún taco admitido en el diccionario para definir lo que han hecho, pero no lo voy a hacer. Creo que CiU, el PP y el PSOE han pactado como hicieron en las Elecciones Generales. Es indignante".

Familia y Vida es un partido que, como su propio nombre indica, ha hecho de la defensa de la vida el centro de su programa electoral en todos los ámbitos: social, fiscal y laboral. Están a favor del apoyo incondicional a las mujeres embarazadas y en contra del aborto bajo cualquier supuesto, pero hasta su ilegalización, defienden "una aplicación rigurosa de la ley del aborto para evitar que se convierta en un coladero", concluye su presidente.  

Sara Olivo
[email protected]