• La red social más famosa del mundo ha adquirido el exitoso servicio de mensajería instantánea.  
  • Mark Zuckerberg ha comprado esta aplicación por el módico precio de unos 11.600 millones de euros, pero solo 3.000 millones los ha abonado en efectivo.
  • A pesar de la compra, Whatsapp seguirá funcionando de forma independiente. Actualmente cuenta con 450 millones de usuarios, con lo que supera en tamaño a Twitter y a LinkedIn.
  • Algunas de las sombras de esta compra son el asunto de la privacidad y la concentración que se está produciendo últimamente entre las grandes empresas de internet.

Marck Zuckerberg, creador y director ejecutivo de Facebook, no quiere quedarse atrás en el mundo de Internet y de las aplicaciones móviles, pues ha adquirido Whatsapp. Una forma con la que la red social más famosa del mundo pretende dignificarse y lavar su imagen, pero no solo eso, sino también obtener el acceso a un gran número de datos y dar el salto a la publicidad para convertirse en un gigante publicitario.

La compra del exitoso servicio de mensajería instantánea solo le ha costado a Zuckerberg 16.000 millones de dólares (algo más de 11.600 millones de euros), una migaja si tenemos en cuenta que Facebook vale en Bolsa más de 154.000 millones de dólares y que él mismo cuenta con una fortuna personal de 30.000 millones de dólares. Pero el señor Mark ha sido listo, ya que de esos 16.000 millones de dólares, solo 4.000 los ha abonado en efectivo, mientras que los otros 12.000 los ha pagado en acciones de la red social.

A pesar de esta compra, Whatsapp seguirá funcionando de forma independiente, como han señalado sus fundadores. Actualmente este servicio de mensajería instantánea, creado en 2009 por dos ex ingenieros de Yahoo, Jan Koum y Brian Acton, cuenta con 450 millones de usuarios, con lo que supera en tamaño a Twitter y a LinkedIn.

Una compra que se une a otras que ya ha hecho Facebook, pues recordemos que en 2013 adquirió Instagram, aunque por bastante menos dinero, solo 1.000 millones de dólares. Zuckerberg ha tenido más éxito en esta ocasión con este popular servicio de mensajería instantánea, pues ya intentó hacerse con otro, Snapchat, pero no tuvo éxito.

Hasta ahora Whatsapp no ganaba dinero a través de los anuncios, sino que era gratuito el primer año y luego cobraba 0,99 dólares en Estados Unidos (EEUU), 0,89 euros en España por usar el servicio. Curiosamente no es especialmente usada en EEUU, pero sí fuera, y sus competidores principales son Line y Snapchat.

Facebook sabe que los usuarios prefieren la conexión directa que ofrecen aplicaciones como Whatsapp, que permiten compartir textos, fotografías e incluso vídeos de una manera rápida a través de los smartphones. Y es que ya se sabe que el futuro está en los terminales móviles, que casi todos llevamos en el bolsillo.

Pero esta compra que es un éxito para Zuckerberg también tiene algunas sombras. No dejan de existir dudas sobre el tratamiento de la ingente cantidad de datos de información personal que tendrá desde ahora Facebook, cuya privacidad siempre ha sido un asunto polémico. También Whatsapp ha sido investigado por este asunto. A esto se une la gran sensibilidad que tiene el tema de la privacidad, especialmente desde que se destapase el espionaje masivo de la NSA, desvelado por Edward Snowden.

Pero no es la única sombra, sino que también está el fenómeno de concentración que se viene produciendo últimamente entre las grandes empresas de internet, que antes se consideraba como el paraíso de la libertad, algo que ahora podemos poner en tela de juicio.

Cristina Martín

[email protected]