Supongo que no será necesario hacer profesión de condena sobre el asalto de un grupo ultra a las oficinas de la Generalitat en Madrid. Pero sí, es necesario, se apunta y ya está: en efecto, unos energúmenos, inmediatamente detenidos por la policía, que les tiene perfectamente controlados.

Dicho esto, hombre, sorprende que sean los diputados comunistas del Parlamento quienes hablen de ultraderecha y acusan de ello al partido más votado de España, el PP (que a mí me saca de quicio pero esa es otra cuestión). ¿O es que no existe la ultraizquierda

El comunismo es lo contrario del fascismo -aunque nacieron del mismo tronco- y ambos son igualmente repugnantes e históricamente ambos han sido igualmente homicidas. Incluso si hablamos de asesinatos, el comunismo se cuelga la medalla de oro, mientras nazismo y fascismo llevarían la de plata y bronce.

Ver al pobre diputado Joan Tardá (en la imagen) hablar de que el fascismo va a provocar dolor y muerte en Cataluña no es más que la imagen sectaria habitual de esta izquierda progre con la que convivimos: la derecha es mala y la izquierda es buena.
La derecha es homicida y la izquierda se dedica a alimentar a los menesterosos y a otras criaturas del buen Dios (perdón, de la naturaleza). Menos coñas, oiga. Que, encima, la ultraderecha sí es perseguida por la ley; la ultraizquierda no. El comunismo se ha ido de rositas por la historia y nadie le exige responsabilidades.

Eulogio López

[email protected]