El PSOE, capitaneado por Rubalcaba (en la imagen), se apunta al Día Internacional del Aborto, lo que provoca la pregunta del viejo chiste: ¿a favor o en contra? No me había enterado pero resulta que el 28 de septiembre es propuesto como el día mundial del aborto "libre, seguro y gratuito". La verdad es que esta coña abortera tiene un cuarto escalón, tras la gratuidad: la obligatoriedad.

Ninguna exageración. En China, el país más poblado del mundo, el aborto es obligatorio. Es sabido que la vida es muy nociva y debe prohibirse sin falta. Bueno, la vida joven porque claro, los abortistas sienten un profundo desprecio por la vida humana, sobre todo por la del no nacido, pero un gran aprecio por la suya.

El aborto no es el comienzo del progreso degenerativo de una sociedad: es el final, la culminación, la cumbre. A partir de ahí, sólo queda despeñarse desde esa cumbre. Feliz caída.

Eulogio López

[email protected]