• Rajoy se niega a modificar la legislación antitabaco que exige Adelson pero acusa a la Comunidad de Madrid de no haber atado la financiación.
  • No es la primera vez que el PP madrileño se enfrenta al Gobierno desde la salida de Esperanza Aguirre.
  • Para Moncloa, crear una isla protabaco sería comportarse como la colonia de una multinacional.
  • Y no es el único problema existente del PP en Madrid: aún no se sabe quién será el candidato a la alcaldía en las próximas elecciones.

No es la primera vez que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se enfrenta al presidente de la Comunidad de Madrid, su correligionario Ignacio González (en la imagen). Recuerden la trifulca por el sistema de financiación autonómica. Pero esta vez se trata de la inversión de Adelson en el complejo Eurovegas, inversión a la que González fía buena parte del éxito de su gestión.

No obstante, durante la mañana del miércoles, González montaba en cólera ante las filtraciones por parte del Ejecutivo, que ponían en solfa la continuidad del proyecto, debido a la defectuosa gestión de gobierno regional en la financiación del mismo.

En la Comunidad de Madrid piensan que la razón de fondo es otra: Rajoy se niega a quedar como un gobernante bananero a costa de modificar la legislación antitabaco tal y  como exige Adelson.

Llueve sobre mojado, porque este no es el único problema del PP en Madrid. Recuerden que tras el fiasco de Madrid 2020 lo más probable es que Ana Botella no repita como candidata a la alcaldía, y la principal candidata a sustituirla es Esperanza Aguirre, alguien a quien a Mariano Rajoy soporta menos que a Ignacio González.

Andrés Velázquez

[email protected]