• El sector brama con Bruselas, en especial contra la comisaria Neelie Kroes
  • La comisaria bendice a las operadoras norteamericanas y castiga a las europeas, que son las que invierten en infovías.
  • El sector denuncia el tratamiento que la Comisión ofrece a empresas como Google, Facebook o Apple, en detrimento de las europeas.
  • Para la CE, las telecos europeas no son más que inversores en transporte, inversiones de las que se aprovechan las empresas de contenidos norteamericanas para hacer su agosto.
  • Y encima no pagan impuestos.
  • Y a todo esto le llamamos neutralidad en la red.

Cuando más falta nos hace a los europeos una Unión Europea fuerte y fortalecedora que velara por los intereses de ciudadanos y empresas, más nos decepciona una y otra vez la timorata Comisión Europea, con sede en Bruselas. En especial, la vicepresidenta y comisaría de la Agenda Digital, Neelie Kroes (en la imagen). Más pierden el norte, más confunden, más pecan de burocracia y más daño hacen a sectores en alza que podrían ser, si estuvieran bien regulados, una clara palanca para la recuperación. Por ejemplo, el sector de telecomunicaciones.

La actuación de la Comisión Europea de cara a los grandes operadores de telecomunicaciones europeos ha clamado al cielo, históricamente. No hay una compañía grande que no haya sido duramente castigada por la CE, ya sea por acción o por omisión, y lo peor es la impunidad salvaje con la que comisarios y asesores están arrasando un campo fértil, el de las TIC europeas.

No hace falta ser un experto para detectar de inmediato que la comisaria para la Agenda Digital, Neelie Kroes, es una auténtica enemiga de España y nuestros intereses a nivel institucional. Un personaje que está destruyendo continuamente para no crear nada. Sus únicos gestos de respeto y tolerancia son, eso sí, para las compañías Over The Top americanas, los grandes agentes de Internet que difunden servicios y contenidos... por unas 'autopistas' físicas, las infraestructuras de telecomunicaciones que Kroes ha olvidado por completo quién despliega y mantiene las infovías.

Menos mal, pensarán ustedes, que tenemos un comisario de Competencia en la CE que es español… el inefable Joaquín Almunia, que huyendo del nepotismo, se suma a la corriente Kroes y hace todavía más daño a la industria patria por una lacerante omisión en sus obligaciones de poner en su sitio a empresas como Facebook, Google o Apple.

Y es que da la sensación de que la CE está más preocupada por proteger a los OTT (Over-The-Top), aquellos servicios y contenidos transmitidos a través de infraestructuras de banda ancha sin que las operadoras y sus redes puedan controlar su distribución, que a las propias operadoras (europeas, claro).

La línea seguida por la Comisión, que más parece un apéndice de la administración estadounidense que un organismo del viejo continente, corre el riesgo de dejar el sector telecos en Europa hecho un solar por la impunidad con la que se permite actuar a todo aquel que venga del otro lado del Atlántico.

Y es que da la impresión de que, más que intentar regular y/o controlar las telecomunicaciones, lo único que se busca -en nombre de la tantas veces invocada neutralidad de la red, un concepto viejo que ya sólo vive en la cabeza de los políticos- es convertir a las mastodónticas y perversas teleoperadoras en meros transportistas de contenidos para que otras empresas se forren con lo que por sus redes transcurra. Si por lo menos pagaran impuestos…

Miriam Prat

[email protected]