Los alemanes consideraban que la quita debía ser del 50%, mientras que Salgado asegura que no superará el 21%

 

El hombre es un ser racional, por tanto, practica el eufemismo con soltura. Lo de Grecia ya no tiene remedio porque como se continúe forzando al Gobierno de Atenas a nuevos ajustes los griegos acaban en guerra civil.

Ahora bien, si se continúa como hasta ahora, es decir, dando a Grecia más capacidad de endeudamiento, lo único que se ha logrado es beneficiar a los especuladores.

Por tanto, la Unión Europea, en concreto el Eurogrupo, empieza hacer lo que debió hacer hace 18 meses para que la burbuja no siguiera creciendo: dejar que quiebre la deuda griega. Pero como la palabra quiebra asusta, han decidido hacer una quiebra controlada, una quita. En otras palabras, que los inversores en deuda griega -especuladores pendientes del recate del hermano mayor- cobren menos de lo que pensaban cobrar. Eso sí, no se ponen de acuerdo. Según los democristianos alemanes la quita de la deuda griega debía ser del 50%, mientras la ministra Salgado, en referencia a los bancos acreedores, lo reducía al 21%.

Eulogio López

[email protected]