• Los ministros de Economía abordarán las recomendaciones del FMI, como acelerar la creación de la unión bancaria.
  • Bruselas también discute los rescates de Grecia, Irlanda y Chipre.
Los ministros de Economía de la eurozona se reúnen lunes y martes en Bruselas para hablar de la situación económica, de las recomendaciones que les hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los rescates de Grecia, Irlanda y Chipre.

Respecto a la situación económica, el Eurogrupo constatará que "la recuperación es todavía muy frágil" y persisten "retos a corto plazo" y escuchará las recomendaciones del FMI, en particular acelerar la creación de la unión bancaria y reforzar la demanda doméstica en la eurozona en su conjunto y en particular en algunos Estados miembros, como Alemania, cuya presidenta es Angela Merkel (en la imagen).

En cuanto a Grecia, los ministros abordarán el bloqueo en las negociaciones entre la troika y el Gobierno de Atenas pues las autoridades helenas todavía no han cumplido las condiciones previas para desbloquear un tramo del rescate de 1.000 millones que ya debería haberse desembolsado.

Además, el Eurogrupo aprobará el pago del último tramo de 1.400 millones de euros del rescate de 85.000 millones de euros de Irlanda después de que la troika haya constatado que se cumplen todas las condiciones. Y los ministros discutirán también la marcha del rescate de Chipre, para el que podrían desbloquear un tramo de 100 millones.

Pero el tema importante se debatirá este martes, cuando los Veintiocho buscarán un acuerdo para crear una autoridad europea única responsable de liquidar los bancos con problemas y un fondo único para financiar las quiebras, la segunda pieza de la unión bancaria. El compromiso es difícil por la resistencia de Alemania, que teme que sea una forma encubierta de mutualizar la deuda bancaria que le obligue a asumir pérdidas de otros Estados miembros.

Ya lo hemos explicado en otras ocasiones: los alemanes quieren las ventajas de la autoridad bancaria única europea, pero sin los inconvenientes para su banca y cajas, cuya transparencia en su funcionamiento despierta dudas en la propia UE.  

Andrés Velázquez
[email protected]