Lo adelantó Hispanidad. ETA intenta escenificar la entrega de sus armas sin que parezca que ha sido derrotada, insistiendo en sus propósitos. Lo hará ante las cámaras, enseñando algún zulo, y con la coartada de los 'intermediarios extranjeros'. Es lógico, si ha decidido dejar de asesinar las armas ya no le sirven.

Pero mire usted, no basta. Primero, porque se trata no de que deje de asesinar sino de que deje de amedrentar, de que se autodisuelva y de que pida perdón a las víctimas. En otras palabras, que diga que se equivocó, que perpetró muchas barbaridades y que no las volverá a hacer más. Y de paso, que afronte las penas a las que pudiera estar condenada.

Las personas sólo mejoran cuando cambian, no cuando pactan. Y cuando cambian por propia voluntad, en uso de su libertad y cuando están dispuestas a remediar el mal causado. Y para eso, la chulería no es lo más adecuado.

Eulogio López

[email protected]