Es, en efecto, el mayor moroso del mundo. Pero es lo de menos, porque tiene el mejor ejército del mundo y, por tanto, se financia barato. Sí, no es el Ejército norteamericano el que crea dinero, sino la Reserva Federal, pero lo cierto es que se financia barato y toda la deuda que emite se la compran a bajo precio… a pesar de que debe más que España, también en términos relativos...

Es lo contrario de lo que le ocurre a España: ahogada por la deuda porque no pinta nada en Europa y se le obliga a que financiarse al 7%. Bueno, se le obliga, además, a poner en práctica una política económica que castiga a los españoles y favorece a los rentistas extranjeros, es decir, a los que tiene posibles.

El Estado servil actual, que definieran Hilaire Belloc y Gilbert Chesterton, son los mercados financieros y la alianza entre banqueros y políticos, esos dos seres que trabajan con el dinero de los demás, es decir, contra la propiedad privada: los banqueros salvan a los políticos demagogos comprando su deuda pública y los políticos salvan con dinero público a los banqueros cuando se hunden… que es periódicamente. O cuando cometen tropelías, como la manipulación de los tipos del interbancario y la canalización de fondos desde los paraísos fiscales.
Resumiendo: no es que los españoles seamos una manirrotos mientras los norteamericanos sean unos señores que administran bien patrimonio y liquidez. Ni mucho menos. Se trata de que un siglo de atentados contra la propiedad privada –la propiedad financiera no es sino propiedad fiduciaria- ha provocado la actual crisis terminal, producto de unas políticas económicas que favorecen al rentista sobre el emprendedor.

Dicho de otra forma: quien debería estar financiándose al 7% sería Estados Unidos, no España.

Eulogio López

[email protected]

.