• Además, al contrario que Almunia, el ex ministro de Agricultura tampoco será vicepresidente del Ejecutivo comunitario.
  • Pero hay más: Energía, la mitad de la cartera de Cañete, depende de una vicepresidencia europea cuyo único cometido es, precisamente, la energía.
  • La cartera de 'Cambio Climático' posee otra característica: su mismo nombre tiene connotaciones 'made in Nuevo Orden Mundial'.
  • España deberá conformarse con el aplazado nombramiento de Guindos como presidente del Eurogrupo, aunque finalmente puede no concretarse nunca.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha despreciado a España en los nombramientos de su ejecutivo comunitario. Y ha anunciado este miércoles que Miguel Arias Cañete (en la imagen) será comisario de Energía y Cambio Climático. Así, España pierde poder en la Comisión Europea, pues deja de ocupar la que ostentaba anteriormente, la más influyente cartera de Competencia, ocupada por el socialista Joaquín Almunia que a partir de ahora ejercerá la danesa Margrethe Vestager. Y, para más inri, Cañete tampoco será vicepresidente del Ejecutivo comunitario, cosa que sí era Almunia. Hay un detalle más que completa el ninguneo a España. Se da la circunstancia de que el cometido de una de las vicepresidentas, la eslovena Alenka Bratusek, es precisamente la mitad de la cartera de Cañete: vicepresidenta para la Unión de la Energía.

En la nueva ejecutiva comunitaria, los cargos más relevantes los ejercen ex primeros ministros de países pequeños (Estonia, Letonia, Eslovenia y Finlandia).

Además, la cartera de 'Cambio Climático' posee otra característica: su mismo nombre tiene connotaciones 'made in Nuevo Orden Mundial', ese consenso político-mediático-institucional que quiere sustituir las creencias sobrenaturales -en Dios, por ejemplo- por la creencia en la 'madre tierra'.

La labor de Arias Cañete consistirá, según ha trascendido, en la prevención del citado cambio climático, gestionar el mercado de emisiones de carbono que funciona en Europa desde 2005 y ayudar a lidiar con la dependencia energética de muchos países de la Unión.

Respeto a la cartera de Energía, que también ostenta Arias Cañete, no es la primera vez que un español la ocupa. Antes lo fueron Marcelino Oreja (1993-1994), Abel Matutes (1994-1995) y Loyola de Palacio (1999-2004), que fue además comisaria de Transportes y vicepresidenta de la Comisión.

Al Gobierno de España ahora solo le queda el consuelo de la supuesta Presidencia del Eurogrupo en la persona de Luis de Guindos, aunque de momento no podrá ser, tras la negativa del holandés Jeroen Dijsselbloem, que subrayó el jueves pasado que permanecería en su puesto hasta el final de su mandato en julio del año que viene y anunció que todavía no sabe si se presentará a la reelección.

España pierde peso en la UE.

Andrés Velázquez
[email protected]