• Además, fallecieron 387.347 personas, un 1,9% más que el año anterior.
  • Por lo que el crecimiento vegetativo fue de tan solo 81.083 personas, un 22,8% menos que en 2010.
  • La edad media de maternidad se elevó hasta los 31,4 años y el número medio de hijos por mujer descendió a 1,35 (desde el 1,38).
  • La esperanza de vida alcanzó los 79,1 años en los hombres y los 84,9 años en las mujeres.
  • Hubo 161.345 matrimonios, un 4,4% menos. Los homomonios fueron el 2,4% del total.
Este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado la nota de Prensa "Movimiento natural de población- Indicadores demográficos básicos. Datos avance año 2011" que recoge interesante información demográfica. Por ejemplo, que la natalidad prosiguió el descenso iniciado en 2009. Así, en 2011 se produjeron 468.430 nacimientos de madres residentes en España, un 3,5% menos que en el año anterior. Así, el número medio de hijos por mujer descendió hasta 1,35 desde el 1,38 registrado en 2010. Por su parte, la edad media a la maternidad volvió a aumentar y alcanzó los 31,4 años.

Un total de 90.390 nacimientos (el 19,3% del total) fueron de madres de nacionalidad extranjera residentes en España. Esta cifra fue inferior a los 98.845 del año 2010 (que representaron el 20,4% del total). Entre las mujeres españolas, el número medio de hijos por mujer se redujo a 1,31 frente a los 1,33 del año anterior. Entre las extranjeras, se situó en 1,56, frente al 1,64 observado en 2010.  

La edad media a la maternidad volvió a ser muy distinta en ambos colectivos. En el año 2011 se estimó en 32,1 años para las mujeres españolas y en 28,9 años para las extranjeras.

En cuanto a la esperanza de vida, en el año 2011 alcanzó los 79,1 años para los hombres y los 84,9 para las mujeres. Respecto al año anterior, se observó un aumento de 0,2 años para los hombres. En el caso de las mujeres apenas hubo variación. La esperanza de vida para una persona de 65 años en 2011 es, de media, 18,4 años si es hombre y 22,4 si es mujer.

En el año 2011 la cifra total de fallecidos fue de 387.347, superando en un 1,9% a la del año anterior. La tasa bruta de mortalidad se situó en 8,40 fallecidos por cada 1.000 habitantes, frente a los 8,25 del año precedente. Los residentes en España fallecidos con nacionalidad extranjera representaron el 2,4% del total, a pesar de que este colectivo suponía más del 12% de la población residente.  

El continuado descenso de la natalidad y el aumento en el número de defunciones acentuaron la tendencia a la baja del crecimiento vegetativo durante el año 2011. Así, la diferencia entre nacimientos y defunciones fue de 81.083 personas, un 22,8% menos que en el año anterior.

En lo que respecta a los matrimonios, un total de 161.345 parejas contrajeron matrimonio durante 2011, lo que supuso un descenso del 4,4% respecto al año anterior. La tasa bruta de nupcialidad se redujo hasta 3,50 matrimonios por cada 1.000 habitantes, frente a los 3,66 del año 2010.

La edad media al matrimonio se estimó en 36,1 años para los hombres y 33,0 para las mujeres. Si nos referimos a los primeros matrimonios, dicha edad media descendió hasta 33,6 años en los varones y hasta 31,4 en las mujeres.

En el 19,3% de los matrimonios celebrados en España durante 2011 (con cónyuges de distinto sexo) al menos uno de los cónyuges era extranjero. Este porcentaje fue 1,3 puntos inferior al registrado el año anterior.

Por su parte, los homomonios representaron el 2,4% del total. Este porcentaje fue 0,5 puntos superior al registrado en 2010.  

La tasa de natalidad se redujo en el año 2011 en todas las comunidades, salvo en la ciudad autónoma de Melilla. Las comunidades con menores tasas de natalidad fueron Principado de Asturias (7,30), Galicia (7,94) y Castilla y León (8,00). En el otro extremo se situaron Región de Murcia (11,81), Cataluña (11,13) y Comunidad de Madrid (11,04), además de las ciudades autónomas de Ceuta (14,85) y Melilla (18,66).

La tasa de mortalidad en el año 2011 se incrementó en todas las comunidades respecto al año 2010, excepto en Extremadura, La Rioja y la ciudad autónoma de Ceuta. Las tasas de mortalidad más elevadas se registraron en Principado de Asturias (12,08 defunciones por cada 1.000 habitantes), Galicia (11,20) y Castilla y León (10,95).  

En cuanto a los matrimonios, la tasa de nupcialidad sólo se incrementó en la ciudad autónoma de Ceuta.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]