• En los próximos 40 años morirían en España unos 17,9 millones de personas, un 34% más que en las últimas cuatro décadas.
  • Y nacerán en España 14,6 millones de niños, un 24% menos que en los últimos 40 años.
  • El declive poblacional se acelerará a partir del año 2018.
  • En menos de 40 años perderemos un 10% de la población.
  • La esperanza de vida aumentará en 86,9 años en los varones y los 90,7 años en las mujeres en 2051, con un incremento de casi ocho años y de seis años, respectivamente.
  • En el 2021 nacerían 375.159 niños, casi un 20% menos que en el último año.
  • El 37% de la población sería mayor de 64 años en 2052.
  • Resulta curioso que el Instituto Nacional de Estadística denomine ya como fecundidad muy joven la edad idónea para procrear, entre los 18 y 25 años.

Las tendencias demográficas actuales llevarían a España a perder una décima parte de su población en 40 años de cumplirse las Proyecciones de Población 2012 publicadas este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística.

Desde 2018 habría más defunciones que nacimientos. De hecho, las previsiones adelantan que en 2022 España contaría con 45 millones de habitantes, un 2,5% menos que en 2012. Y en 2052 la población de España se cifraría en 41,5 millones, un 10,2% menos que en la actualidad. 

En cuanto a los nacimientos, en el 2021 nacerían 375.159 niños, casi un 20% menos que en el último año. Hasta 2031 se registrarían 7,7 millones de nacimientos, un 9% menos que en los últimos 20 años, y el principal motivo será la reducción de mujeres en edad de poder procrear.  

Por este motivo,  el histograma de la pirámide poblacional pintará bastante feo hasta el año 2030, ya que el número de nacidos no volvería a crecer hasta esa fecha -una vez superado el efecto que produjo la crisis de natalidad de los años 80 y primeros 90 sobre la pirámide poblacional  femenina-, aunque volvería a disminuir a partir de 2040. En cualquier caso, en los próximos 40 años nacerían en España 14,6 millones de niños, un 24% menos que en los últimos 40.

Los mayores crecimientos de población se concentrarían en las edades avanzadas.

Concretamente, en 2052 el grupo de edad de mayores de 64 años se incrementaría en 7,2  millones de personas (un 89%) y pasaría a constituir el 37% de la población total de España. Una población envejecida, con una esperanza de vida altísima (alcanzaría los 86,9 años en los varones y los 90,7 años en las mujeres en 2051, con un incremento de casi ocho años y de seis años respectivamente) cuya disminución no se compensará con el número de nacimientos.  Si en el 2011 el número medio de hijos por mujer es de 1,24; el 1,56 que alcanzará en 2051, no será suficiente para compensar los fallecimientos.

La evolución de la curva de tasas de fecundidad por edad de la madre muestra el progresivo desplazamiento de la fecundidad hacia edades más altas (entre 35 y 40 años) compensado, en parte, por tasas más elevadas de fecundidad muy joven (entre 18 y 25 años). Resulta curioso que el Instituto Nacional de Estadística denomine ya como fecundidad muy joven la edad idónea para procrear. Con ese lenguaje, no vamos a ningún sitio.

Sara Olivo
[email protected]