• Al igual que Reino Unido y otros países, el ministro de exteriores García Margallo, llama a consultas al embajador  en Israel.
  • La clave: la decisión del gobierno de Netanhayu, de construir más asentamientos en Cisjordania.
  • Margallo considera que esta decisión es un reto a la Unión Europea.
  • Y la tensión en la zona no remite: en la mañana del lunes moría otro activista palestino.

El Gobierno de España se alinea con los palestinos frente a Israel. La postura de García Margallo, ministro de Asuntos Exteriores (en la imagen), no admite ningún género de dudas. El diplomático, que estudia llamar a consultas al embajador en Israel, como ya hicieron sus homólogos en el Reino Unido y en Francia, ha decidido llamar a consultas al embajador español en Israel.

El ministro ha manifestado en un acto celebrado en Valencia que "El Gobierno israelí ha cometido una enorme torpeza" al decidir congelar los fondos que recauda a nombre de la Autoridad Palestina  que son fondos que "corresponden a titularidad palestina", así como al anunciar "que seguirá con su política de asentamientos en Cisjordania". Según García Margallo, los dos pasos que ha dado Israel, "no son pasos hacia la paz", sino encaminados a  prolongar  el conflicto. El de Israel anunció el viernes su intención de construir 3.000 viviendas suplementarias en Jerusalén Este y en Cisjordania, después de que la Asamblea General de las Naciones Unidas otorgara a Palestina el estatuto de Estado observador no miembro.

Francia votó a favor de esa resolución y Reino Unido se abstuvo, al igual que hizo Alemania. España, votó a favor junto a 138 países más, frente a la oposición frontal de nueve países,  Estados Unidos,  el propio Israel, Canadá, Palau, Micronesia, la República Checa, Panamá, Nauru y las Islas Marshal.  Hubo 41 abstenciones.

El reconocimiento fue un importante espaldarazo para Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, quien, mediante la aceptación del documento propuesto -copatrocinado por 60 países- redactado "a favor de los derechos inalienables del pueblo palestino" en el cual se  pugnaba "por el fin de la ocupación iniciada en 1967 y por un Estado palestino independiente, soberano, democrático y contiguo con las fronteras definidas antes de 1967, según señala la propia página web de la ONU.

La decisión de Israel de congelar los fondos palestinos y construir más asentamientos en Cisjordania y Jerusalen Este supone un desafío a las decisiones adoptadas en la Organización Naciones Unidas. El conflicto amenaza con recrudecerse. En la mañana de este lunes ha muerto un palestino abatido por soldados israelíes a los que atacó con un hacha, después de que los militares hebreos colisionaran su coche contra el que conducía el fallecido por considerarle sospechoso.

Sara Olivo
[email protected]