El país sigue sobreviviendo gracias al superávit del sector servicios

 

La importación de la energía sigue lastrando la balanza de pagos.

El Banco de España ha presentado la balanza de pagos de octubre de este año y los datos están en la línea de los que ofrece el Gobierno. Cierta mejoría pero muy leve. Y es que el déficit de la balanza comercial ha sido de 3.243,6 millones de euros, frente a los 3.498,9 que supuso el octubre del año anterior, lo que supone una reducción del 5,3%. Estas cifras se deben por un lado a un aumento de las exportaciones en un 16,1%, pero también a un incremento de las importaciones en un 11,7% interanual. Esta leve reducción del déficit se debe a la caída en la compra de componentes no energéticos en un 48%, pero compensado por el aumento del saldo energético en un 24%.

También el déficit por cuenta corriente se ha reducido en el mismo mes hasta los 2.713,2 millones de euros, frente a los 4.923,1 en el mismo mes del año pasado.

El déficit de la balanza de pagos también se ha visto reducido gracias al sector servicios que ha tenido un superávit de 2981,1 millones de euros, frente a los 2.302,2 de 2009. En la balanza de servicios, el superávit acumulado en los diez primeros meses del año ascendió a 24.733,6 millones de euros (22.731,3 millones en el mismo período de 2009), como resultado de la mejoría del saldo de turismo y viajes y de los otros servicios.

España continúa siendo, por lo tanto, un país que sobrevive gracias al turismo y que en estos meses, debido a la crisis ha tenido que reducir las importaciones (porque no hay dinero), pero que al menos ha aumentado las exportaciones, por lo que de esa manera, la balanza no se vuelca hacia el déficit de manera alarmante. Eso sí, hay que trabajar para que la balanza comercial de estos 10 meses que se ha situado en 37.979, 7 millones de euros, 1.000 millones más que el año pasado, vaya adquiriendo un saldo positivo.

Andrés Velázquez

[email protected]