• José Blanco, ministro de Fomento, será investigado por su posible implicación en  el 'Caso Campeón'.
  • Caso 'Palma Arena': el juez levantará el secreto en unos días  y citará a Urdangarin como imputado, según El País. 
  • Un presidente de comunidad autónoma, Francisco Camps, en el banquillo de los acusados. 
  • Y el Rey sigue repitiendo que "la justicia es igual para todos". 
  • En el ránking de países corruptos, España, seguro, volverá a ascender.
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha decidido hoy investigar la posible implicación del ex ministro de Fomento José Blanco en la denominada 'operación Campeón', en la que se investiga una trama de obtención ilegal de subvenciones en Galicia. La decisión del Supremo ha sido adoptada en virtud del informe que presentó a finales de noviembre la Fiscalía a favor de que el alto tribunal admitiera a trámite la exposición razonada elevada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo, que investiga lo hechos y apreciaba la existencia de un posible tráfico de influencias.

Luego tenemos el caso del yerno del Rey, Iñaki Urdangarin. Todo el mundo descuenta que será llamado a declarar como testigo y saldrá como imputado. De hecho, el juez del caso Palma Arena, José Castro, levantará en los próximos días el secreto del sumario de la pieza que alude a las sospechas de ilegalidad en los negocios del Instituto Nóos y citará a Urdangarin como imputado, informaba El País. El Rey, en su discurso de apertura de la X legislatura en el Congreso, repitió, como en el discurso de fin de año, que "la justicia es igual para todos".

Y también tenemos el caso 'Gürtel', en el que se encuentra imputado el antiguo presidente de la comunidad valenciana, Francisco Camps, cuyo caso dio un vuelco espectacular tras las declaraciones del sastre José Tomás el lunes 26. Éste declaró en el juicio que Francisco Camps le llamó varias veces el día antes de que fuera a declarar y que le llegó a decir: "Por favor, sácame de esta, que cuando pase esto hablaré con tu jefe y no te va a faltar de nada". También declaró ayer la excajera de Milano, Ana Belén Luque, quien insistió en que Francisco Camps y Ricardo Costa no pasaban por caja y que los trajes los abonaba Pablo Crespo.

Son tres casos gordos: un ministro, un yerno del Rey de España, un presidente de comunidad autónoma. La imagen que proyecta España al mundo en estos momentos no es, precisamente, ejemplar. Lo cual hay que lamentarlo, especialmente en lo que se refiere a los países hermanos hispanoamericanos, que siguen mirando a España como la madre patria. ¿Qué ejemplo les estamos dando?

En el último ránking de países corruptos España ha descendido un puesto, del 30 al 31. Con estos casos, volveremos, seguro, a ascender.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]