Mantiene el puesto 36 de 144 en competitividad mundial pese a la crisisEl Foro Económico Mundial acaba de publicar su informe anual sobre competitividad que compara 144 economías. En el caso de España, el 'Informe de competitividad global 2012-2013' ha sido elaborado por un equipo de economistas dirigido por el español Xavier Sala-i-Martín, en el que también ha participado Beñat Bilbao-Osorio. Nos interesa, por tanto, conocer cómo está nuestro país en la clasificación en las distintas variables.

Pues bien: en competitividad propiamente dicha, España se mantiene en el puesto 36, el mismo que en 2011, que no es para tirar cohetes, pero por lo menos no hemos empeorado. Según el informe, entre los elementos que favorecen la competitividad española figuran la calidad "de talla mundial" de sus infraestructuras de transporte, que ocupan el décimo puesto absoluto, el tamaño de su mercado (14), así como las altas tasas de matriculación en educación superior (18), lo que proporciona una amplia fuente de trabajadores cualificados, que "si se moviliza apropiadamente, ayudaría en la muy necesaria transacción de España hacia actividades de mayor valor añadido".  

Otra buena noticia es que España es la duodécima economía más grande del planeta.

Pero en otras variables, la cosa no está tan bien. Por ejemplo, es la número 135 en déficit público, porque acabó 2011 con unos números rojos superiores al 8,5% de su Producto Interior Bruto. También ostenta el lugar 112 en control de la deuda pública.

Además, España ocupa el puesto 122 en facilidad para obtener un crédito, sólo por delante de países como Bosnia, Italia, Irlanda, Grecia o Argentina. Burundi es el último en el puesto 144.

Por otra parte, según el informe, el mercado laboral español continúa siendo muy rígido (ocupa el puesto 123), aunque destaca que "las recientes reformas estructurales, tanto en el sistema bancario como en el mercado laboral, deberían contribuir a afrontar estas debilidades una vez que se implementen".

Sin embargo, el Foro Económico Mundial advierte de que, los recientes recortes en el gasto público destinado a investigación e innovación, unidos a las crecientes dificultades del sector privado a la hora de captar financiación para estas actividades, podría lastrar la capacidad de innovar de las empresas españolas (44), algo "crucial" para facilitar la transformación económica de España.

La clasificación del Foro Económico Mundial continúa situando a Suiza como el país más competitivo del mundo, seguido de Singapur, Suecia, Finlandia y Holanda. Alemania sigue en sexto lugar y Estados Unidos ha descendido este año del quinto al séptimo puesto.

Andrés Velázquez
[email protected]