La media de hijos por mujer desciende hasta el 1,38%

 

Además, España cada vez es más multicultural: casi el 25% de los matrimonios que hubo en ese periodo contaba con un cónyuge extranjero.

Ahora que se discute sobre la reforma de las pensiones y la edad de jubilación podemos encontrar en el Instituto Nacional de Estadística el último informe sobre la población española y los indicadores demográficos básicos algunos datos que explican, en cierta manera el problema con el que se enfrenta nuestro país.

En el primer semestre de 2010, la natalidad ha descendido en España un 3,2% con respecto al mismo periodo del año anterior, por lo que se frena así el crecimiento que se veía experimentando en España en los últimos 10 años. Ese crecimiento no era suficiente para cubrir el sistema de pensiones, pero al menos era positivo. Pero este año ha cambiado. Además, hay que recordar que el pequeño crecimiento de los años anteriores se debía a la natalidad entre las mujeres extranjeras, ya que suponen el 20% del total.

Este descenso de la natalidad ha rebajado la media del número de hijos por mujer que se queda en 1,38, una décima menos que en 2009, lejos todavía del 2,1, la cifra necesaria para que se asegure un recambio generacional. Pero además, sube la edad media de maternidad que alcanza los 31,1 años, siendo de 31,8 en caso de ser madres españolas y de 28,5 en caso de ser extranjeras.

Mientras desciende la natalidad, la esperanza de vida crece llegando a los 78,66 años para los hombres y los 84,65 de las mujeres y el crecimiento vegetativo, teniendo en cuenta el periodo que va de junio de 2009 al de 2010, se reduce en 9.000 personas.

Estas cifras ofrecen una imagen de España como un país que se va pudriendo y que tiende a su desaparición ante el creciente desajuste entre natalidad y recambio generacional. España envejece y se detiene.

También hay otro dato más que habla del cambio de la sociedad española que ya se venía fraguando pero que es destacable. De los 75.708 matrimonios que hubo en nuestro país en el primer semestre del año (un 3,8% menos que en el mismo periodo de 2009), el 24,4% de los casos, uno de los cónyuges era extranjero lo que muestra la tendencia multicultural de la sociedad española. 

Por lo tanto, el panorama demográfico español muestra una clara y parece que irrefrenable tendencia al envejecimiento y una creciente multiculturalidad. Lo que no se ve claro es cómo se va a resolver el primero de los problemas que es el que está causando más quebraderos de cabeza al sistema de pensiones. Y es que si no hay niños, que luego sean trabajadores, no habrá dinero para pagar a los futuros pensionistas.

Juan María Piñero

[email protected]